INGLATERRA

"James llegó como una estrella y se va como un fracaso"

El 'Daily Mail' analiza el paso del colombiano por el Everton ahora que se ha sellado su traspaso al Al-Rayyan. "De King James a Calamity James", añaden.

0
"James llegó como una estrella y se va como un fracaso"

James Rodríguez ha sellado recientemente su adiós al Everton y ya ha sido presentado como nuevo jugador del Al-Rayyan. En Liverpool, todo comenzó como un cuento de hadas. Ancelotti le pidió y fue una de las estrellas de la Premier cuando la competición amanecía. Sin embargo, comenzaron los problemas físicos. Aunque mientras estuvo Carletto, fue importante. El problema llegó con el regreso del italiano al Madrid. Aterrizó Benítez y todo cambió.

El madrileño no contaba con él y su salario se convirtió en problema. En el 'Daily Mail' analizan su paso por Goodison Park con un titular contundente: "De King James a Calamity James". "La estrella colombiana llegó al Everton como una estrella con muchos seguidores, pero se va como un fracaso de renombre marcado por las lesiones...", prosiguen.

"James fue el catalizador del Everton que se colocó en cabeza de la tabla". Recordemos que el cafetero marcó tres goles y asistió en otros tres en las seis primeras jornadas de la Premier, con los Toffees lanzados y líderes momentáneos de la competición. A partir de ahí comenzó el calvario. Diversos problemas físicos no le permitieron volver a ser titular en más de cuatro partidos consecutivos el resto del curso.

Del prólogo al epílogo, un mundo

Aunque, señalan, "fueron sus acciones fuera del campo las que marcaron el tono de su carrera en el Everton". En el último partido de la temporada James estaba lesionado y, en lugar de quedarse a apoyar a sus compañeros (perdieron 5-0 con el City), se marchó en vuelo privado a la Copa América. Con Benítez sustituyendo a Ancelotti llegó el fin. El español no contaba con él y su salario era muy alto como para no ser importante. Así se cocinó el traspaso con destino Qatar. Poco han tenido que ver el prólogo y el epílogo de James en Goodison Park.