ALMERÍA

Rubi: "Un planteamiento es válido si se aplica al máximo"

El entrenador pide cocinar el duelo del Tenerife con "paciencia" argumentando que su equipo no siempre va a "ganar de dos o tres goles". Carriço, Buñuel y Akieme, bajas.

0
Rubi: "Un planteamiento es válido si se aplica al máximo"
Carlos Barba Diario AS

Rubi le dio otra cara al Almería en Alcorcón resarciéndose de la derrota (1-0) en Ponferrada con una goleada (0-4) en Santo Domingo, gracias, en parte, al cambio de planteamiento, acumulando más centrocampistas en pasillos interiores. A pesar de ello, el preparador vilasarense apunta a los jugadores como intérpretes del plan de partido. "Cuando hacemos un planteamiento siempre es válido si los jugadores lo aplican al máximo. El problema es que el rival a veces no te deja. Otras veces el planteamiento es erróneo. Si lo hacemos similar y los jugadores dan el nivel, volverá a ser válido. La liga te demuestra que siempre tienes que ir haciendo retoques, ganar todos los partidos y que el mismo planteamiento te salga bien es imposible", apunta el catalán.

"Siempre vamos a recuperar más balones si el medio campo es como el de Alcorcón porque tienes más jugadores por dentro. Lo negativo es que te puede costar por momentos tener más la pelota. Ya intuimos por dónde podemos cojear en la alineación", apunta un Rubi que se ha mantenido inflexible al 1-4-1-4-1 a su llegada a Almería. "Si tenemos que cambiar el sistema de juego, lo vamos a hacer. Tenemos a un extremo que parece segundo delantero [Ramazani] y el sistema es flexible dentro del dibujo inicial. No soy partidario de cambiar a las primeras de cambio porque llevamos muchas horas invertidas. Si hay que hacerlo, se va a hacer. No soy tan obstinado, pero prefiero corregir con las derrotas que darle la vuelta al calcetín por un partido. Si veo que el dibujo está agotado o nos han cogido la medida, lo haremos", afirma al respecto.

En Alcorcón, el entrenador indálico colocó a De la Hoz como mediocentro posicional, liberando, por ende, a Samu y Robertone. "De la Hoz nos da mucho equilibrio. En el caso de Robertone pienso que fue más su rebeldía de reivindicarse por el partido anterior a que estuviera uno u otro pivote porque su labor es similar. Las prestaciones de Samú como interior sí son diferentes. No hemos visto a Arnau [Puigmal] todavía de inicio y va a ser una gran sorpresa. También tenemos otros perfiles como el de Javi Robles", comenta antes de recibir el próximo viernes (21:00 horas), al Tenerife, cuarto clasificado. "Viene un muy buen equipo que sufrió un duro revés haciendo méritos para ganar. Quitando eso es ordenado y está bien trabajado defensivamente, con jugadores desequilibrantes arriba. El entrenador les ha inculcado bien el trabajo táctico, estar juntos a nivel defensivo y la solidaridad", destaca de los de Rami.

"Es una prueba importante porque viene uno de los equipos más en forma, más allá de perder el último partido, en cuatro no ha encajado goles encima. Nos va a dar dificultades y pondremos en valor si lo ganamos imponiéndonos de forma importante. Todos los rivales son difíciles, pero también depende del momento de forma que los cojas", prosigue el técnico, que pide paciencia para cocinar el partido a fuego lento. "No siempre podremos ganar de dos o tres goles. Es un partido que requiere paciencia. Intentaremos salir fuertes y plasmar en goles las situaciones que tengamos. Debemos tener paciencia porque el rival no se desordena fácilmente. La afición ayuda mucho en casa. No debemos acelerarnos ni obsesionarnos, se puede ganar al principio, en medio o al final. El Tenerife tiene unas virtudes en ataque que hemos entrenado para que no nos pille al contraataque ni en salida de balón. Ese talento hay que contrarrestarlo", asevera un Rubi que tendrá las bajas de Carriço ("al 95% llegará al siguiente partido", dice), Buñuel y Akieme, recuperando a Makaridze y quizás a Villar ("lo valoraremos mañana").