Las Palmas

"Moleiro y Pedri, los mejores que hemos tenido en muchos años”

Tasio Gil, adjunto a la coordinación de la cantera de Las Palmas, analiza a la nueva estrella del club: “Es descarado, egoísta en el buen sentido”.

0
"Moleiro y Pedri, los mejores que hemos tenido en muchos años”
Carlos Diaz-Recio Diario AS

No solo de futuro, sino también de presente, copa el joven centrocampista tinerfeño Alberto Moleiro buena parte de las esperanzas de la Unión Deportiva con respecto a los pibes formados en su cantera. Los grandes paralelismos con Pedri, hoy estrella del Barça y hace nada de Las Palmas, ambos tinerfeños, se suceden. Eso, y un nivel superlativo para tan tierna edad (17 años) han puesto los focos en esta nueva gema de la factoría amarilla.

“Son los dos mejores que hemos tenido en muchos años”, sostiene Tasio Gil, adjunto a la coordinación del Departamento de Formación y Captación de Las Palmas, segundo entrenador en su día de Pedri, al mismo tiempo escritor, protagonizando el del Barça uno de los poemas de su libro “El trasiego de la memoria”, editado por Cam-PDS Editores / CanariaseBook.

Gil se deshace en elogios hacia Moleiro, que será mayor de edad el 30 de septiembre. “Es un jugador de regate, tiro, gol, excelente en los últimos metros”, recita, ni que estuviera recordando el gol que le metió el pasado sábado a la UD Ibiza. E insiste: “Es egoísta en el buen sentido de la palabra, descarado en su juego, atrevido y muy vertical”.

Con respecto a las posibles semejanzas puramente futbolísticas con Pedri reconoce que, pese que a la posición sobre el césped “es similar, son lo contrario como jugadores”. Así define a Pedri: “Es lo contrario a Moleiro: un tío de pase, un mantenedor de balón, un organizador, también asiste y regatea por que es buenísimo, pero tiene mucho menos la portería entre ceja y ceja que Alberto”.

Sea como fuere, una las personas que mejor conoce las prestaciones de ambos jugadores lo tiene más que claro. “Ambos tienen un nivel alto, alto…”, sentencia Tasio Gil. Pedri lucha, desde hace un año, para mantenerse en la cúspide, que bien pareciera su hábitat natural. Moleiro está en camino. Pasado y futuro común. Y un presente brillante.