REAL MADRID

La encrucijada de Ancelotti

Con el regreso de Alaba a la lista, el italiano deberá decidir: sacar a uno de los dos centrales, señalados en este inicio de temporada, o a Miguel Gutiérrez, que empieza a asentarse.

0

El Real Madrid de Ancelotti arranca la Champions y lo hace con cinco lesionados: Marcelo, Mendy, Kroos, Ceballos y Bale. Sin embargo, el italiano recibió la buena noticia de que Alaba, fichaje estrella del mercado, se ha recuperado de sus problemas físicos y ha viajado a Milán para estar en el debut contra el Inter. Aunque en el primer entrenamiento de la semana se ejercitó en solitario, no siente dolor y está disponible para el complicado encuentro ante los neroazzurri.

Ahora la papeleta la tiene Carletto, que va a tener que confeccionar la defensa para darle entrada al austriaco, que ya es un fijo en el esquema. Así se demostró en los tres primeros partidos de Liga, en los que completó todos los minutos posibles (270'). Lo hizo como lateral zurdo, posición en la que el entrenador más lo utilizó durante el tiempo que coincidieron en Múnich. Sin embargo, en los últimos días ha crecido la expectativa con la posibilidad de alinear a Alaba como central.

En caso de ocupar un puesto en el centro de la zaga, Ancelotti deberá 'cargarse' a Nacho o a Militao. Son la pareja titular en lo que va de temporada, pero lo cierto es que ambos han sido señalados por la opinión pública debido a los errores defensivos cometidos en las primeras jornadas. Militao se ha mostrado dubitativo en salida de balón y poco contundente a la hora de cortar. Errores suyos han costado goles, como en la primera fecha contra el Alavés. Por parte del canterano, fue de los mejores en Vitoria, pero desde entonces su rendimiento ha ido a menos. No está siendo capaz de anticipar las jugadas y de una mala salida de posición nació uno de los goles del Celta.

Si Alaba se mantiene en el lateral zurdo, el sacrificado sería Miguel Gutiérrez. El madrileño empieza a asentarse en la posición y, aunque debe mejorar en algunos aspectos defensivos, ha dejado grandes detalles físicos y técnicos, demostrando que tiene nivel de sobra para el fútbol profesional. Ha completado 172 minutos en los últimos dos partidos, en los que ayudó al equipo con una gran asistencia: un centro medido a Benzema para que el francés marcase su segundo gol el pasado domingo.

Apostar por una defensa más veterana y trabajada con Alaba de lateral o empezar a cambiar la mala dinámica defensiva con un cambio más drástico en el centro de la zaga. Es la encruciajada que deberá resolver Ancelotti en el complicado partido ante el Inter.