RAYO VALLECANO

Alerta máxima con los penaltis

Al Rayo le han pitado tres penaltis en contra en cuatro jornadas, siempre con 0-0 en el marcador y conllevaron dos derrotas y un empate. Dos de ellos fueron por mano; la última, muy polémica.

0
Alberola Rojas, revisando el penalti en el VAR.
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Tres de cuatro. El Rayo sale, prácticamente, a penalti en contra por partido desde que regresó a Primera. Además, los árbitros siempre se los han señalado con 0-0 en el marcador, algo que ha condicionado el devenir de los encuentros. Así fue contra el Sevilla (3-0), la Real Sociedad (1-0) y el Levante (1-1), lo que ha acarreado dos derrotas y un empate a los franjirrojos. Es más, su única victoria este curso se corresponde precisamente con el único choque donde no les pitaron una pena máxima en contra. Sí a favor, puesto que Trejo hizo el segundo desde los once metros. Golearon al Granada (4-0) y Dimitrievski dejó su portería a cero.

El primer penalti con el que tuvieron que lidiar llegó en el estreno del Pizjuán, cuando Luca Zidane midió mal y salió en falso en un pase largo de Diego Carlos hacia Idrissi, a quien terminó agarrando tras un buen control al primer toque. Díaz de Mera no sólo señaló la pena máxima por este agarrón, para tratar de evitar su disparo a puerta vacía, sino que también decretó la expulsión del guardameta vallecano en el minuto 15.

"Es la norma. A veces es mejor dejarles marcar porque el castigo es muy grande. Es un acto reflejo y al final el jugador ha sido listo. El partido quedó mediatizado por la jugada del penalti y la expulsión. Hasta entonces estábamos muy bien plantados y habíamos tenido una ocasión muy clara con Álvaro. A medida que pasaban los minutos, con diez, nos costaba más tapar huecos", comentó Iraola al respecto.

El segundo penalti fue por una mano de Balliu contra la Real Sociedad en el 64'. El conjunto donostiarra botó un córner, que despejó Dimitrievski y la jugada continuó, pero en el posterior disparo de Aihen hubo mano del lateral derecho rayista dentro del área. Jaime Latre la vio clara sobre el terreno de juego y además le mostró una amarilla.

"Antes nos habían tirado varios córners, una falta más o menos seguida... y se nos va el partido por un penalti. Es la segunda vez que nos pasa en estas dos jornadas y que desequilibran un encuentro que llevábamos bien. Hay que tener cuidado dentro del área porque cualquier brazo despegado es penalti y se te va el partido por estos detalles mínimos", se lamentó el técnico en la sala de prensa de Anoeta.

Más polémico ha sido el tercero en discordia, en el que intervino el VAR. Los jugadores del Levante reclamaron una mano de Pathé Ciss y Alberola Rojas acudió a revisar dicha jugada al monitor para terminar señalando penalti en el minuto 36. Algo que indignó a los franjirrojos, que pedían una falta previa sobre su jugador.

"El área técnica aquí, en el Ciutat, es grande y he visto lo mismo que el colegiado en el VAR. Él no ve si hay un empujón o no, en cámara le enseñan la mano y ya está. Eso lo vimos todos, pero mira toda la jugada a ver cómo es y por qué ese jugador reacciona así. Una vez que paras el partido, tienes que ver todo", argumentó Iraola.