CELTA

Aprobados y suspensos del Celta: La defensa fue un drama

El Celta no supo detener a Benzema y Vinicius. Lamentable actuación de Murillo. Los vigueses se adelantaron hasta dos veces, con goles de Mina y Cervi.

0
Murillo, Araújo y Solari observan como Camavinga bate a Dituro
JAVIER GANDUL DIARIO AS

Dituro: Realizó una buena actuación, pese a encajar cinco goles. Empezó el partido con una extraordinaria parada de reflejos a Vinicius y siempre ofreció seguridad. No pudo hacer absolutamente nada en los goles encajados, vendido por su defensa.

Mallo: Sufrió muchísimo con Vinicius. Se vio impotente ante las cabalgadas del brasileño y además no le echaron una mano. En ataque, en cambio, generó mucho peligro. Fue el autor de la asistencia de gol a Cervi. Subió mucho y bien, pero atrás padeció un mundo.

Araújo: Descentrado y sin ningún entendimiento con Murillo. Estuvo muy débil, muy blando, cometiendo errores de bulto y sin contundencia. Su peor partido en lo que va de temporada.

Murillo: Completó un partido desastroso, indigno de un futbolista internacional. Lento, inseguro, un juguete roto. Dejó una muy mala imagen en su debut esta temporada con el Celta. Es una caricatura del futbolista que llegó a Vigo hace año y medio.

Galán: Estuvo mucho más tímido que de costumbre en ataque, donde apenas se prodigó. Se complicó demasiado la vida con regates que no llevaban a ningún sitio en campo propio.

Tapia: Le costó sostener el centro del campo cuando el Madrid arrolló con su juego en la primera parte. Era su cuarto partido en diez días y se notó. Por eso, Coudet lo sustituyó al descanso.

Brais: Demasiado gris. Debió ayudar más a Mallo en defensa y desequilibrar por su costado. Intentó combinar con Aspas y realizó alguna buena jugada. Fundamental en el primer gol al robarle el balón a Miguel Gutiérrez.

Denis: Sigue sin encontrar su mejor versión. Le está afectando demasiado el conflicto con el presidente Mouriño, en el campo no se le ve disfrutar y sus pases son más horizontales que verticales. Cometió un penalti absurdo en los últimos minutos.

Cervi: Se estrenó como titular a lo grande, con un gol de bandera que silenció al Bernabéu. Antes había errado en el gol del empate del Madrid al dejar libre su marca. Esas dos acciones explican su partido, mucho más alegre en ataque y deprimido en defensa.

Aspas: Cada vez que tocaba el balón, generaba peligro. Asistió a Mina en el primero e inició la jugada del tanto de Cervi. Le faltó el gol, que rozó en varias ocasiones. Acabó desquiciado por las numerosas entradas recibidas y por la remontada madridista.

Mina: No tardó ni cinco minutos en inaugurar el marcador al aprovechar un error de la zaga blanca. Poco después realizó una buena combinación con Aspas que puso en jaque al Madrid. Realizó otro disparo que amenazó a Courtois.

Beltrán (entró por Tapia): Su entrada al campo coincidió con los peores minutos del Celta, cuando los vigueses se descompusieron y vieron como el partido se les iba de las manos. Se vio desbordado. Realizó un disparo desde la frontal que se marchó desviado.

Solari (entró por Brais): Estuvo incisivo y trabajador desde su entrada. Ayudó a Mallo en el trabajo defensivo y buscó a Miguel Gutiérrez en el uno contra uno y poniendo centros al área. Nunca escatima en garra y pundonor.

Nolito (entró por Cervi): Tuvo el 4-3 en sus botas. Se plantó delante de Courtois y quiso batirle con una maniobra genial que se marchó fuera por poco. Intentó hacer daño en el área contraria, pero le faltó acierto.

Galhardo (entró por Mina): Trabajó bien y se ofreció bastante en ataque. Dejó un detalle de calidad con un pase exquisito que dejó a Nolito totalmente solo delante de Courtois.

Aidoo (entró por Murillo): Su presencia fue testimonial, entró en el último minuto.