RACING

Íñigo es el principal dolor de cabeza de Romo

No existe ningún problema entre ellos, pero el madrileño no encuentra sitio en el once al capitán, lo que está provocando las mayores críticas de la afición

Santander
0
Íñigo es el principal dolor de cabeza de Romo
Nacho Cubero Diario AS

La mayoría de las aficiones tienen una especial querencia hacia sus canteranos. La del Racing, también, y desde hace algunos años, mucho más. Eso no quiere decir que cuando alguno de los productos de La Albericia llega al primer equipo y juega mal no se le critique, ejemplos hay de silbidos a algunas de las leyendas de la institución, pero sí que significa que cuando no juegan se les echa de menos. Y si los resultados no acompañan, se lo recriminan al entrenador de turno. Y eso es lo que está empezando a pasar con Guillermo Fernández Romo. Y la marea sube. Ya empezó a criticarse en las redes sociales de los medios de comunicación y en los foros racinguistas las salidas de Musy y Martín Solar, aumentó con la contratación de Unai Medina (por lo que supone de desconfianza hacia Ceballos), y está alcanzando su clímax con la inesperada suplencia de Íñigo Sainz-Maza.

Alfredo Pérez y Pedro Ortiz han salvado económicamente al Racing y le han dotado de estabilidad institucional, pero en ningún momento han sentido más el cariño de la afición que cuando la temporada pasada pusieron en marcha un proyecto que ponía en el centro de todo a la cantera. Y cumplieron, pasando a seis canteranos de golpe al primer equipo, que en la mayoría de los casos tuvieron un gran protagonismo (Ceballos, Mantilla, Íñigo, Pablo Torre, Martín Solar y Camus). Los resultados no llegaron y todo aquel proyecto que lideró Amorrortu se ha desmontado con la consecuencia que no se ha promocionado a ningún canterano más, que a Martín Solar le han abierto la puerta y que el papel de Ceballos, Mantilla e Íñigo ha palidecido en este arranque liguero. Por contra, parece haber crecido el protagonismo de Camus y se mantiene el de Pablo Torre. En cualquiera de los casos, la temporada no ha hecho más que empezar.

El buen papel de Unai Medina desde que llegó al Racing ha sofocado las críticas en el lateral derecho, pero el fútbol generado por el centro del campo, escaso y premioso, no ha hecho más que alentar el debate en torno al capitán del equipo, Íñigo, suplente contra el Tudelano y sin jugar un minuto en Las Gaunas. La relación entre Romo y el de Ampuero es estrecha desde la llegada del entrenador, en pretemporada pareció que había sintonía entre ambos e Íñigo demostró una más rápida puesta a punto que sus compañeros de línea. En la liga, sin embargo, ha empezado claramente por detrás de Tienza y Sergio Marcos y ante el Logroñés jugaron también Borja Domínguez y Bustillo (este también es cántabro, como apuntan desde el club) antes que él. La pasada temporada, el hoy capitán jugó 24 de los 27 partidos oficiales y solo se quedó en el banquillo en Lezama, Leioa y Tarazona.

El rendimiento de Isma López en los dos partidos de Liga no ha sido el esperado.

En el entrenamiento de esta mañana, de nuevo con Jack Harper y Pablo Bobadilla entrenando aparte del grupo, el técnico madrileño ha vuelto a dedicar parte del entrenamiento a probar una estructura defensiva con Eneko Satrústegui de lateral izquierdo, Mantilla y Pol Moreno de centrales y Unai Medina en el lateral derecho. Si al final Romo se decide por alinear esta zaga, el sacrificado sería Isma López, que no ha estado especialmente brillante en los dos primeros partidos de liga. Al navarro, eso sí, le puede mantener en el once su prestigio y el hecho de que el próximo partido será en casa y frente el Talavera, un equipo ante el que se espera que el Racing ataque más que defienda.

Aparte de los dos lesionados, toda la plantilla ha entrenado con total normalidad, salvo Pablo Torre. El de Soto de la Marina, que acabó con problemas musculares en los últimos minutos en Las Gaunas, saltó al césped unos minutos más tardes que sus compañeros y el último de los partidillos lo siguió desde el banquillo. Entremedias, eso sí, pareció jugar con total normalidad por lo que parece que Romo está midiendo un poco las cargas físicas del 10 esta semana con el objetivo de que llegue fresco de piernas al partido del sábado (19:00).

Pablo Torre, que acabó con sobrecarga en Logroño, ha terminado el entrenamiento de hoy unos minutos antes que sus compañeros.