Azerbaiyán 0 - Portugal 3 (Mundial 2022)

Bruno Fernandes y Diogo Jota hacen de Cristiano

Portugal vence con comodidad a Azerbaiyán en Baku (0-3) sin la presencia de Cristiano, que estaba sancionado. Marcaron Bernardo, André Silva y Diogo Jota.

0
Crónica de Azerbaiyán-Portugal: Bruno Fernandes y Diogo Jota hacen de Cristiano.
AZIZ KARIMOV REUTERS

Afrontar un partido sin Cristiano Ronaldo, sancionado, no es tarea fácil, aunque el rival sea Azerbaiyán. Más aún cuando la presión de jugar una repesca acecha. Por ello, Portugal estaba obligada a ganar sí o sí en Baku si no quería depender de Serbia para clasificarse directamente al Mundial. Y en dias como estos, la presencia de Cristiano se nota; contagia ambición y ganas y lidera al equipo cuando las cosas van mal. Por suerte para Fernando Santos, las cosas fueron de cara desde el principio para Portugal, que no echó en falta a su estrella.

No estaba Cristiano, pero sí Bruno Fernandes, Bernardo, André Silva y Diogo Jota, entre otros. Suficiente para dominar a una Azerbaiyán que planteó todo el partido bajo una premisa: confiar en la suerte y la mala puntería de los portugueses. No se moleste, lector, si en esta crónica no ve escrito el nombre de ningún jugador local, pero es que, además de que la mayoría son muy difíciles de escribir, ninguno hizo nada para ser mencionado, salvo que correr detrás del balón sea una virtud a destacar. No se extrañe sin tampoco es mencionado Rui Patricio.

La lata la abrió Bernardo a los 25 minutos. Bruno Fernandes le vio entrar al área en segunda línea y le puso un balón vertical a la espalda de su defensor que el del City remató de volea con la pierna izquierda dirección a la escuadra. Golazo. No pasaron ni cinco minutos cuando André Silva hizo el 0-2. Otra vez, Fernandes puso una pelota al corazón del área que Diogo Jota dejó muerta para que el nuevo delantero del Leipzig empujara a placer. Fernando Santos respiraba, los deberes estaban hechos.

Con todo el pescado vendido, la segunda parte bien pudo aprovecharse para un anuncio de colchones o de clínicas del sueño. Jota mató el partido tras varios intentos de colarse en la fiesta. La invitación se la dio Cancelo, que junto a Bruno Fernandes fue el mejor del partido. El lateral desbordó hasta llegar a la línea de fondo y puso un balón en la cabeza del delantero del Liverpool, que solo tuvo que dejar que la pelota le golpeara en la frente. Son ya varios los partidos en los que Cristiano no está en los que Jota se pone el traje de goleador. Portugal necesita de ambos si no quiere pasar apuros para llegar a Qatar.