FRANCIA

"Mbappé es caprichoso y difícil de manejar cuando no le va bien"

El periodista de Figaro, Baptiste Desprez, destapa en un libro el lado oscuro de Mbappé: "Cuando no le hacen caso, se pone de mal humor e irrita a sus compañeros", dice su fuente.

0

Tras su sorprendente irrupción en el mundo del fútbol, Kylian Mbappé lleva años en boca de todos, más ahora tras su fichaje fallido por el Real Madrid, que le ha vuelto a situar en la diana. Recibe halagos deportivos a diario por su excepcional condición y rendimiento, pero en los últimos tiempos es criticado por su actitud y su presunta forma de ser. El último en cuestionarle ha sido el periodista de Figaro Baptiste Desprez, en su libro 'Del Mundial a la Euro, la historia secreta de un encuentro perdido', que adelanta RMC Sport.

"Su potencial es increíble pero también tiene lados que son un poco más difíciles de manejar y cuando las cosas no van bien se vuelve un poco caprichoso y empieza a enfurruñarse. No es nada fácil para el equilibrio del colectivo", publica RMC Sport basándose en una fuente del vestuario francés que aparece en el libro de Desprez.

El fracaso de Francia en la Eurocopa, eliminados en octavos por Suiza, generó múltiples críticas y se buscó cabezas de turco. Mbappé, por su condición de estrella y por fallar el penalti decisivo, fue de los más castigados por la opinión pública y por la prensa. Se le acusa de crear mal ambiente y tensión en el vestuario: "Cuando la plantilla no le hace caso o no es lo que él quiere, Mbappé se lo hace saber y se pone de mal humor. Una situación que se ha dado varias veces en la selección y que ha irritado a algunos de sus compañeros", desvela la fuente en los fragmentos que recoge RMC Sport.

Consciente del carácter de Mbappé y de la importancia del jugador en la Bleu, Didier Deschamps, según se publica en el libro de Desprez, intenta no ofender nunca al de Bondy, algo que ya ha pasado con determinados técnicos en el PSG como con Thomas Tuchel o Unai Emery. "Cada frase del entrenador puede malinterpretarse y por ello Didier Deschamps a veces camina sobre cáscaras de huevo".