MERCADO DE FICHAJES

Los 5 bombazos del mercado

El plazo de fichajes más espectacular de la historia se cerró por todo lo alto. Sólo faltó Mbappé para poner la guinda a un mercado que esta vez movió a los mejores.

0
Los 5 bombazos del mercado

El mercado de fichajes cerró más allá de la hora estipulada y con una operación a tres bandas que acabó con Saúl en el Chelsea, Griezmann en el Atlético y De Jong en el Barça. Fue la guinda a unos días finales en los que Mbappé fue el protagonista absoluto. Finalmente, su pase al Madrid no se pudo concretar. Aún así, el mercado fue el más espectacular y con más estrellas cambiando de equipo de los últimos años. Hasta Messi y Cristiano, los dos gigantes, hicieron las maletas. Estos fueron los bombazos de un periodo de fichajes inolvidable.

Messi (del Barça al PSG)

Uno de los culebrones del mercado. Cuando parecía que lo tenía hecho después de la Copa América para quedarse en el Barça, el club le comunicó que no tenía viabilidad económica para ofrecerle otro contrato. Ahí se puso fin a una etapa gloriosa de Leo en Can Barça. El argentino compareció ante los medios llorando a lágrima viva, aunque un par de días de después se presentó en París para firmar su contrato con el PSG. Ya ha debutado con los parisinos y su marcha al fútbol francés ha supuesto todo un giro en la historia del fútbol reciente.

Sergio Ramos (del Madrid al PSG)

La situación del capitán blanco se desencadenó a principios de julio. Pese a que reconoció que había aceptado la oferta de renovación del Madrid, el club blanco le dijo que ya había caducado y que no seguiría en la disciplina. Ramos, ausente en la Eurocopa por lesión y también por decisión técnica de Luis Enrique, aceptó la propuesta del PSG para emprender un nuevo rumbo en París. Seguramente no sabía que poco después le acompañaría Messi. Tampoco que el culebrón Mbappé acabaría con final feliz para sus intereses.

Cristiano Ronaldo (de la Juventus al United)

Cinco días antes del final del mercado, se vivió el día de Cristiano en el mercado. El portugués salió en una furgoneta negra de las instalaciones de la Juve tras comunicar que dejaba el club. Después ponía rumbo a Lisboa en un jet privado. Prácticamente todo el mundo daba por hecho que ficharía por el Manchester City, con el que llegó a entablar conversaciones, pero la intervención de Álex Ferguson le hizo cambiar de bando en la ciudad y regresar al Manchester United, el club con el que saltó al estrellato.

Grealish (del Aston Villa al Manchester City)

El fichaje más caro del mercado (117 millones), sólo dos más que lo que pagó posteriormente el Chelsea por Lukaku. Pep Guardiola se empecinó con Grealish para la zona de creación de su equipo, pese a que necesitaba más a un delantero (estuvo negociando con el Tottenham por Bale por cifras similares). Parecía que iba a ser el movimiento más potente por su coste, pero otros muchos más baratos terminaron por eclipsarlo. Aún así, la cifra pagada al Villa es tan alta que se convirtió en el séptimo futbolista más caro de la historia.

Griezmann (del Barça al Atlético)

Casi sobre la bocina se hizo el movimiento de regreso de Griezmann al Atlético. Nadie lo podía imaginar hace unos días, pero la marcha de Saúl y el deseo de Simeone de recuperar a un jugador al que convirtió en uno de los mejores del mundo le llevaron de vuelta al Metropolitano. Deja en el Barça la sensación de ser uno de los peores fichajes de la historia (comprado por 120 y vendido por cesión y compra obligatoria de 50), pero sobre todo un vacío de estrellas en el club que supone una profunda depresión. Koeman deberá lidiar con ello.