REAL MADRID

Odegaard no pasa el corte

El noruego, a pesar de haber completado toda la pretemporada, solo jugó 30 minutos contra el Milán. Isco se coloca por delante en la rotación de Ancelotti.

0
Odegaard no pasa el corte

Martin Odegaard (22 años) no ha empezado de la mejor forma posible el que debe ser su año de consolidación en el Real Madrid. Su participación en los partidos de pretemporada ha dejado que desear y Ancelotti dejó claro ante el Milán (0-0) que actualmente está bastante atrás en la rotación de mediocampistas. El italiano apostó antes por Isco a pesar de que este tiene muchas opciones de salir este verano y el malagueño fue de los mejores en los más de 80 minutos que estuvo sobre el campo. También por Modric, que se incorporó dos semanas más tarde a los entrenamientos.

En el segundo test de pretemporada, Odegaard apenas disputó 30 minutos. Fue el único futbolista convocado de la primera plantilla que no jugó, por lo menos, media parte. Empezó enchufado, tratando de entrar en contacto con la pelota, pero se fue desinflando y su papel acabo siendo residual, desaprovechando una buena oportunidad de lucirse. Su nota entre este encuentro y el del Rangers no llega al aprobado.

Además de Isco y Modric, el noruego tiene por delante al titular Kroos, aunque este último está lesionado y no volverá hasta dentro de un par de meses, lo que le abre una pequeña puerta. Sin embargo, no es definitivo, ya que además del malagueño y el croata, Odegaard deberá competir contra el siempre fiable Fede Valverde y el recién llegado Dani Ceballos, que vuelve con ganas de demostrar a Ancelotti que se quiere quedar y cuyas condiciones se adaptan mejor a la posición.

Martin, que volvió el curso pasado al Madrid tras su gran experiencia en la Real Sociedad, pero que pidió marcharse cedido al Arsenal ante la falta de minutos bajo las órdenes de Zidane, sigue queriendo ser importante. Su intención sigue siendo triunfar de blanco, siendo consciente de la dificultad que supone brillar en Conchaespina. Sin embargo, los gunners no le pierden la pista y, en caso de que el club o el jugador decidan separar sus caminos, Arteta hará todo lo posible por recuperarlo de forma definitiva.