ATLÉTICO DE MADRID

Javi Serrano, el motor rojiblanco que gusta al Cholo y vigila el PSG

El mediocentro, de 18 años, fue titular en el Atlético junto a Kondogbia y Lemar. Lleva once años en la casa y es uno de los canteranos que está destacando en pretemporada.

0

La pretemporada es para hacer pruebas y, ante tantas ausencias, Simeone está conociendo mejor a los futbolistas de la cantera del Atleti y ensayando con ellos. Porque a corto plazo estará difícil, pero a medio quizá no tanto. Y alguno de los chicos está agradando al míster. Uno de ellos es Javi Serrano, a quien dio la titularidad en Wolfsburgo. A sus 18 años, formó tridente en el medio con Kondogbia y Lemar y fue de los destacados del partido. Un proyecto de presente y futuro al que el club tiene bien atado.

El juvenil está respondiendo a las expectativas y en junio amplió su contrato hasta 2026. Así, la dirección deportiva quiere espantar a los pretendientes que quieran seducir al centrocampista, internacional por España en todas las inferiores hasta la Sub-18. Lleva desde los siete años en la casa rojiblanca y ya ha despertado el interés de algunos equipos italianos y, sobre todo, del PSG, que se acercó a él en 2020 y no le pierde la pista, aunque ya conoció entonces que lo tiene complicado, pues Serrano sólo piensa en rojiblanco.

En la 2020-21 se proclamó campeón de Liga con el Juvenil y, en marzo, debutó con el Atlético B, donde esta temporada tratará de pelear el ascenso a Segunda RFEF. En el club no tienen prisa y van a tratar con mimo a este talento, sabedores que está dando saltos en su rendimiento. Su aprendizaje durante estas semanas con el primer equipo le será muy útil a Tevenet.

Fácilmente reconocible sobre el césped por su melena, ya muestra cualidades de centrocampista completo. Cuando no tiene la pelota muerde al rival y exhibe un gran despliegue físico; cuando la recupera es capaz de moverla con calidad y rapidez. Así lo demostró ante el Wolfsburgo, jugando sencillo con Kondogbia o hacia los delanteros si veía ocasión. Y no se arrugó, pese a llevarse un buen golpe al principio que le dejó dolorido. Simeone toma nota de todo esto.