RACING

Munitis está de vuelta en La Albericia

El legendario jugador y entrenador racinguista se ha incorporado como miembro del cuerpo técnico de Borja Brea y Jose Picón en el Juvenil B.

Santander
0
Munitis está de vuelta en La Albericia
Nacho Cubero Diario AS

¿Es Munitis, no? Sí, es Munitis. Cualquiera que haya estado paseando una de estas tardes por la Avenida del Deporte, a la altura del Campo nº4 de las Instalaciones Nando Yosu, se ha podido llevar un gran sobresalto a poco que haya aguzado el oído. La inconfundible voz de Pedro Munitis se oye desde la calle impartiendo instrucciones a un equipo, concretamente al Juvenil B del Racing. Puede parecer extraño, pero una de las más grandes leyendas del club, 339 partidos (solo por detrás de Ceballos, Quique Setién y Sañudo), 304 de ellos en Primera, el que más en toda la historia, y que además ha sido entrenador del primer equipo, esté disfrutando como miembro del cuerpo técnico del cuarto equipo de la casa. Otros, menos humildes, probablemente no darían ese paso.

El entrenador del Juvenil B es Borja Brea, buen amigo de Pedro y colaborador suyo cuando el del Pesquero era primer entrenador del Racing y Jose Picón, que se inicia en los banquillos, es su segundo. Munitis es el tercero de a bordo..., sin contrato, sin cobrar, con el compromiso de apoyar en lo que le necesiten hasta que encuentre una oferta lo suficientemente tentadora como para volver a coger la maleta y dejar Santander.

Gonzalo Colsa asistía hoy al entrenamiento del Juvenil B, como hace con los del resto de equipos de la cantera.

La clave de esta situación hay que encontrarla en la fraternal amistad de Munitis con Gonzalo Colsa, responsable de la cantera racinguista y que desde el primer momento ha insistido a Pedro en que quería contar con su ayuda sí o sí. Munitis, que es un racinguista pata negra y que no tiene problemas con su ego, ha dicho sí. De momento, colaborando con Brea y Picón, y a medio plazo parece que lo que se está gestando en las secciones inferiores es organizar unas sesiones específicas de trabajo con chavales de la cantera a los que se quiera pulir unas u otras características. No parece difícil encontrar saberes de los que rebosa Munitis y que podrían aprovechar a los canteranos: regate, espíritu de superación, confianza en sí mismo, profesionalidad...

Lo que no está previsto, al menos por ahora, es que el del Pesquero ejerza ningún puesto orgánico en el club, ni sea partícipe de ninguna decisión relativa al primer equipo.

Munitis fiel a sí mismo, ofrece la misma intensidad con los profesionales que con los quinceañeros de la base.