VILLARREAL

El Covid pone al Chelsea en ventaja para la Supercopa

El Villarreal sigue en estado de alerta a la espera de ver como evoluciona el brote de Covid en su plantilla. Ya suma un par de positivos en el equipo y algunos en el cuerpo técnico.

0
El Covid pone al Chelsea en ventaja para la Supercopa
PASCU MENDEZ DIARIO AS

El Villarreal debe jugar este próximo once de agosto la segunda final de su historia, al tener que jugar la final de la Supercopa de Europa contra el Chelsea en Belfast. Una final a la que los amarillos van a llegar con una clara desventaja frente a su rival, ya que el brote de Covid que se ha instalado en el equipo ha cambiado los planes de trabajo y la situación de cara a esa final.

A falta de algo más de dos semanas para el partido con el Chelsea, el equipo cuenta con varios casos de Covid, entre los que ya se cuenta con dos o tres jugadores infectados. Y lo que es peor, no se tiene la seguridad de que este brote frene ahí, lo que hace que se siga esperando con los dedos cruzados la evolución del mismo. Además, el equipo ha tenido que anular todo el plan de trabajo y preparación de cara a esa final, ya que los entrenamientos ya no son en grupo, y los partidos van a ser diferentes a los que se tenían preparados. Anulados los partidos con el Honved, Dinamo de kiev y Hertha Berlín, se jugará con el Levante y se espera poder ya jugar el sábado con el Olympique de Marsella.

En un principio no parece fácil que el equipo pueda tener una semana tranquila, lo que le dejaría en clara desventaja con su rival a falta de pocos días para el partido de Belfast. La clave es que paren los contagios, una situación que ahora mismo no se tiene una certeza clara, ya que los contactos fueron estrechos, y se sigue dentro del periodo de tiempo en el que se pueden dar más contagios entre los jugadores.

Por ello, el club viene haciendo pruebas diarias a todos los miembros del primer equipo, a la espera de poder detectar cualquier positivo y poder cortar una posible cadena de transmisión lo más rápido que se pueda.

Sea como sea, el equipo de Emery no podrá preparar su segundo final como esperaban, lo que supone un paso atrás y un duro golpe para el equipo.