REAL MADRID

99 días de calvario

Lucas Vázquez volvió a ser titular el pasado domingo ante el Rayo cuando se cumplían 99 días desde su lesión ante el Barcelona: en esos tres meses ha renovado.

Madrid

Fue una entrada dura, dolorosa, por parte de Busquets, en busca del balón, pero que se encontró con la pierna de Lucas Vázquez. La fuerza del golpe hizo que el jugador gallego se quedase tirado sobre el césped en un Clásico que se decantaba a favor de los blancos: él mismo había asistido para que Benzema anotase de tacón. Apenas quedaban minutos para el final de la primera parte. Tras ser atendido en la banda, Lucas intentó regresar al partido. Nada. Al minuto de entrar se tuvo que tirar al suelo, en las cercanías de la meta que defendía Ter Stegen. Tras ser examinado en el vestuario, las noticias que salían no indicaban una lesión grave. Transcurridas 24 horas, se supo la realidad de la acción: el gallego sufría un esguince de ligamento cruzado posterior de la rodilla izquierda.

La temporada se acababa para él. Pero mostraba su fuerza de voluntad: “Me toca ayudar desde fuera un tiempo al equipo. Tocado... pero nunca hundido. Si algo me ha enseñado este club es a trabajar y luchar siempre. Desde ya dándolo todo para volver cuanto antes y ayudar al equipo en el tramo final. Muchas gracias a todos por vuestros mensajes. Un único objetivo: seguir luchando por LaLiga y la Champions. Hala Madrid”.

Los datos generales de Lucas Vázquez.

Dicha lesión llegaba en el peor momento posible. Tanto para el jugador como para Zidane, que había descubierto en el gallego un espectacular relevo a Carvajal, lesionado desde el pasado mes de febrero. Para el jugador, además, la situación empeoraba al tener que negociar su ampliación de contrato (le aparecían ofertas de otros grandes de Europa, caso del PSG parisino, y del Atlético de Madrid) y se desvanecía la posibilidad de poder acudir a la Eurocopa recientemente finalizada.

En un primer momento, la lesión no parecía grave y no requería de cirugía, pero era complicado bajar del mes y medio de baja, justo lo que quedaba entonces de temporada, y como se ha podido comprobar. Aún así, Lucas inició una carrera contrarreloj para intentar llegar a jugar algo en los últimos partidos de la temporada, pero no tuvo tiempo. Una vez hecho a la idea de que la campaña había finalizado para él, su determinación le llevó a prepararse para el futuro. Mientras se recuperaba, el club y él llegaban a un acuerdo para prolongar su contrato hasta 2024, tres temporadas más: su sueldo pasa a ser de cinco millones netos menos el 10% para ayudar al club. Durante sus vacaciones estuvo machacándose para llegar a tono a la pretemporada. La sombra de Pintus es muy muy alargada. Pero ha llegado a muy buen nivel. Tras jugar unos minutos ante el Fuenlabrada, el domingo volvió a ser titular ante el Rayo Vallecano. No lo hacía desde aquella lesión. Se cumplían 99 días desde entonces. Hoy, su calvario se ha difuminado…