ESPANYOL

Miguelón corona su Tourmalet

“La recuperación ha sido un poco larga”, admite el lateral, que puede volver a jugar 157 días después de su lesión, como jugador en propiedad del Espanyol, "un club grande".

0
Miguelón Llambrich, jugador del Espanyol.
Carlos Mira RCDE

No olvidará Miguelón Llambrich el día de los enamorados de 2021. Le salió fatal una cita, la que el Espanyol solventó con enorme alegría en Son Moix ante el Mallorca –1-2, cuando parecía alejarse irremediablemente del liderato en Segunda– pero que el alicantino no pudo completar, al sentir un pinchazo en el minuto 77 que le obligó a retirarse y a atravesar una lesión más grave de lo inicialmente previsto, que con las vacaciones de por medio ha derivado en cinco meses de parón. Un interminable ascenso al Tourmalet que Miguelón al fin ha coronado.

“La recuperación ha sido un poco larga, pero ya me entreno con normalidad con el equipo y me encuentro muy bien”, proclama el lateral diestro, en comparecencia virtual desde Marbella, donde inició el equipo el lunes una estadía que le llevará a debutar, este miércoles, ante Las Palmas. Un estreno en el que, 157 días después, puede Miguelón disputar sus primeros minutos tras la lesión y como jugador del Espanyol en propiedad, ya no cedido por el Villarreal, tras la cláusula que se cumplió con el ascenso a Primera. “También por ser jugador del Espanyol estoy muy contento”, apunta.

Estuvo trabajando duro el lateral durante las vacaciones por iniciar al mismo nivel que sus compañeros una pretemporada en la que no cuenta con la competencia de Óscar Gil, quien se encuentra con la Selección española en los Juegos Olímpicos, pero del que habla maravillas. Nadie diría que se disputan el puesto. “Lo que ha jugado lo ha hecho genial. Es uno de los mejores de España y por eso está donde está”, afirma Miguelón, quien destaca que “la competencia entre Óscar y yo es muy sana, nos llevamos muy bien dentro y sobre todo fuera del terreno de juego”.

Lo cierto es que, mientras ambos estuvieron disponibles para Vicente Moreno la pasada temporada, la partida la ganó Miguelón, que fue titular en 17 de las 24 jornadas en que pudo jugar hasta su rotura del recto anterior de la pierna izquierda y que acaparó 1.387 minutos, es decir, un 64 por ciento de los posibles hasta ese fatídico 14 de febrero que, afortunadamente para él, ya ha quedado atrás.

Ilusión” es la palabra que más repite el alicantino en el reestreno en Primera de un equipo que no se pone límites. “Sabemos que somos el Espanyol, un equipo grande, y no nos marcamos objetivos más que salir todos los partidos a intentar ganar. Seguro que dando lo máximo de cada uno saldrá todo bien”, concluye un Miguelón que ha coronado su Tourmalet con la misma receta que, según él, ha llevado al éxito a los pericos: “Ambición y trabajo”.