ATLÉTICO DE MADRID

Gotti da sus claves a Simeone sobre el camaleónico De Paul

El técnico del Udinese se despide de su jugador franquicia subrayando dónde se le saca más rendimiento tras cinco años en el Friuli. Allí jugó en muchas posiciones.

0
De Paul, en un partido del Udinese con Gotti al fondo.
DeFodi Images DeFodi Images via Getty Images

De Paul ya es jugador rojiblanco. El futbolista argentino llega después de firmar una gran Copa América, pero donde lo único que hizo fue mantener las sensaciones con las que había terminado la liga con el Udinese. Para los especialistas no había duda, era uno de los tres mejores centrocampistas de la competición y el hombre que articulaba por completo al Udinese de Gotti. Nadie mejor para explicar sus claves tácticas y dónde se le puede sacar mejor partido al camaleónico futbolista.

De Paul llegó a Udinese en 2016 después de haberse reencontrado en Racing. Había vuelto a Argentina después de un paso poco exitoso por Valencia. Pero el jugador comenzó un cambio notable a todos los niveles, incluido el físico, y eso también le generó nuevos matices en su carrera hasta convertirlo en el jugador actual. De Paúl volvió a Argentina para recuperar sensaciones junto a Facundo Sava. Allí Diego Milito y Sebastián Sajá lo acogieron bajo su ala y se hicieron íntimos. Con Sava jugó en varias posiciones durante los 15 partidos, nueve como titular, que le dirigió. El 33 % de ellos fueron como medio derecho, pero también se expresó como jugador de banda derecha o izquierda en el 4-4-2 o el 4-2-3-1 que proponía Sava.

Llegada a Italia.

En agosto de 2016 De Paul llegó al Udinese. De primeras se encontró con Iachini como técnico. En los ocho partidos a sus órdenes, su posición principal fue la de mediocentro. Del Neri sucedió a Iachini en octubre y en el 59 % de los 47 partidos a sus órdenes su puesto fue el de extremo derecho en el 4-3-3, aunque también tuvo momentos como centrocampista ofensivo por detrás de los puntas en el 4-3-1-2. En noviembre de 2017 Oddo sustituyó a Del Neri y en 23 partidos utilizó a De Paul en el 67 % de ellos como mediapunta. El interinato posterior de Tudor, cuatro partidos, le mantuvo en esa misma posición.

El análisis de De Paul.

Julio Velázquez fue la apuesta para el banquillo en la temporada 2018-19. El técnico salmantino dirigió a De Paul durante 18 partidos y lo alternó mucho. En el 31 % de los partidos actuó ya como mezz'ala, el término que en Italia sirve para identificar a un volante que se acomoda a uno de los dos lados del mediocentro algo por delante de él, principalmente en el 3-5-2 o el 4-3-3. Davide Nicola sustituyó a Velázquez en noviembre y De Paul pasó a lucir la banda de capitán. Con defensa de tres centrales, el técnico volvió a apostar por hacerle jugar como mezz'ala, alternando como medio centro en ocasiones e incluso a veces más arriba como segundo punta. Su polivalencia no tenía límites, pero ya se empezaba a observar el jugador en el que se ha convertido ahora, en lo físico y en lo táctico. Tudor volvió a hacerse cargo del Udinese haciendo jugar a De Paul en 18 partidos en 2019 antes de dar paso a la era Gotti.

Y es aquí donde se sacan las últimas conclusiones, así lo explica el técnico hoy en una entrevista en los canales oficiales del Udinese donde se ha despedido de De Paul y ha contado cómo ha condicionado sus esquemas para sacar lo mejor de él y dónde ha identificado que más rinde. Con Gotti, en la 19-20, De Paul actuó mucho en el eje del centro del campo en el 3-5-2, pero poco a poco fue moviéndose otra vez hasta esa posición de mezz'ala donde Gotti cree que es donde se observa su mejor versión.

En el 75 % de los partidos en los que dirigió al argentino lo utilizó ahí, en el sector derecho, eso sí. "Sabemos que, de alguna manera, el 3-5-2 es una tradición y una marca del Udinese y he seguido utilizándolo para sacar el máximo partido a un jugador como De Paul. Para sacarle el máximo partido y, en mi opinión, porque es un módulo que se adapta mucho a sus habilidades. Ha influido positivamente en mis elecciones con respecto al sistema de juego y tengo en mente cuál debe ser el camino aunque la idea necesite perfeccionarse. Sin De Paul, probaré a cambiar el módulo", afirma Gotti para dar pistas a Simeone, que obviamente conoce perfectamente también al jugador.

Gotti da más detalles sobre lo que ha ido descubriendo con el paso del tiempo con el jugador. "Verlo jugar con la selección argentina me confirmó, en primer lugar, que debe jugar como mezz'ala y no como mediapunta o como medio a la misma altura del pivote central. En los entrenamientos a menudo noté que entre él y Stryger Larsen había una búsqueda continua de un diálogo técnico de gran valor y desde allí intentamos replicar estos diálogos también en el campo. Sin embargo, creo que si tuviera a De Paul disponible en un equipo de alto nivel, lo haría jugar como director de juego. Un entrenador tiene que intentar sacar lo mejor de todos y al mismo tiempo tiene que ser capaz de sumar algo a cada uno de ellos, al final beneficia al equipo, esa es la misión del entrenador", concluye Gotti.