CELTA

Costas, final de un sinsentido

El canterano rescinde con el Celta, después de un año apartado por negarse a salir, y firma un contrato de tres temporadas con el Oviedo.

0
David Costas posa para AS en la sala de prensa de A Madroa.
S.SAS Diario AS

Se acabó el conflicto que más tiempo llevaba abierto en el Celta. David Costas rescindió el año de contrato que le quedaba con la entidad viguesa y ya es nuevo jugador del Real Oviedo. El central inicia su segunda etapa en el club carbayón y vuelve a sentirse futbolista tras una temporada marginado en el club donde se formó.

Catapultado por Luis Enrique a la élite, Costas dejó de ser el pasado verano la eterna promesa en defensa y se convirtió en un apestado para los dirigentes de A Sede. A su regreso de la cesión en el Almería, el Celta lo apartó junto a Jorge Sáenz para forzar sus salidas, pero ninguno de los dos centrales aceptó las condiciones que le ofreció el club olívico para cambiar de aires, ni durante el verano ni en el mercado invernal.

Costas se negó a una nueva cesión y el Celta tampoco estaba dispuesto a llegar al acuerdo económico para rescindir que planteaba el de Chapela. Renovado en mayo de 2019, su contrato concluía el 30 de junio de 2022. La relación se deterioró tanto que incluso tuvo que intervenir la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Hubo fases de la temporada en las que Costas y Sáenz, además de entrenarse en solitario, lo hacían sin tocar el balón y en doble sesión. Si con Óscar García no tenían minutos, con Eduardo Coudet ni iban convocados y muchas veces no se ejercitaban con el grupo.

El calvario del tinerfeño, cedido por el Valencia, concluyó al final de la pasada campaña con su regreso a Mestalla. Costas, que iba a tener a Emre Mor como compañero de castigo, no estaba psicológicamente preparado para soportar otro curso de carrera continua por Afouteza. A sus 27 años cierra su etapa en Vigo. Desde que debutó en Primera en 2013 disputó 40 partidos de Liga con la camiseta celeste.

En el Oviedo estuvo cedido en la 2016-2017 y ahora vuelve con un contrato por tres temporadas. Los ovetenses anunciaron su fichaje antes que el Celta la rescisión. El sinsentido duró hasta el final.