Brasil 1-0 Perú

Brasil elimina a Perú y está en la gran final de la Copa América

Invicta y finalista. La Brasil de Tite sigue a lo suyo y ahora espera al vencedor de Argentina-Colombia en la otra semifinal. Neymar volvió a brillar y Paquetá, a marcar.

0
Neymar Jr. celebra la victoria de Brasil contra Perú.
Buda Mendes Getty Images

Brasil venció a Perú en la primera semifinal de la Copa América y ahora espera a su rival en la finalísima, que saldrá del duelo entre Argentina y Colombia este martes por la noche. La canarinha hizo una gran primera parte donde pudo marcar dos o tres goles más, no fuera por la noche inspiradísima del portero peruano, Pedro Gallese, que tuvo una actuación de gala y ayudó a mantener su equipo en el partido hasta el último minuto. El gol de la victoria salió tras una jugada de genio de Neymar dentro del área en el minuto 35. El crack del PSG regateó a tres defensas, haciendo un caño a uno de ellos, y centró perfecto para Paquetá rematar potente, a portería vacía. Gareca hizo dos cambios en el descanso, cambió el sistema con tres centrales y una línea de cinco defensas y pasó a atacar más en la segunda parte. Pero Brasil tuvo la tranquilidad y experiencia necesarias para frenar el ímpetu del rival y gestionar la ventaja, a pesar de de un par de sustos. La verde e amarela alcanza así la final del torneo invicta, con cinco victorias y un empate.

Sin Gabriel Jesus, sancionado por la roja directa en los cuartos de final contra Chile, Tite optó por alinear a Neymar como delantero centro, con Richarlison y Éverton Cebolinha de extremos y Lucas Paquetá de mediapunta organizador. El joven centrocampista del Lyon, de 23 años, volvió a tener una gran actuación, marcó el gol de la victoria por el segundo partido consecutivo y gana cada vez más papeletas para ser titular del equipo de Tite.

Ante una Perú que entró con un sistema ultradefensivo, Brasil salió al ataque desde el primer minuto. Y Gallese tuvo muchísimo trabajo para salvar a su portería ante el asedio canarinho. Primero fue con Neymar, que a los 8 minutos recibió un centro raso de Paquetá desde la derecha y remató entre dos centrales rozando el palo izquierdo peruano. Casemiro volvió a avisar en el 12’, con un torpedo al estilo Roberto Carlos en una falta desde unos 30 metros. Gallese rechazó a córner con una intervención providencial.

Pero fue en el minuto 18 que el portero peruano tuvo su gran momento en la noche, cuando obró el milagro con dos paradas consecutivas que evitaron el primer gol brasileño. En una jugada de velocidad, Paquetá recibió un bonito pase de Casemiro en el borde del área y centró raso para Neymar que, casi en el área chica, soltó un cohete que el portero peruano logró parar en una jugada de puro reflejo, como un portero de balonmano. En el rechace, Richarlison entró libre para marcar y Gallese volvió hacer magia y salvó un gol que parecía imposible de parar. Gallese ensenó en Río de Janeiro porque le llaman ‘El Pulpo’ en su país.

Pero en el 34’ la genialidad de Neymar habló más alto. Richarlison lanzó en profundidad a la estrella brasileña que entró en área, se libró de tres defensas con un único toque, haciendo un caño a uno de ellos, y centró raso para Paquetá marcar.

Perú despierta en la segunda parte

Gareca volvió a la segunda parte con dos cambios y un planteamiento totalmente distinto del partido, que casi tuvo resultado. Lapadula tuvo una oportunidad de oro en el 48’. En una contra de Perú, el delantero recibió un pase largo a la espalda de Thiago Silva y, dentro del área, remató potente. Ederson saltó como un gato para rechazar lo que estuvo a punto de ser el gol de empate. Perú siguió presionando y Raziel García intentó un remate desde la frontal del área que otra vez llevó mucho peligro para Everton, que hizo una buena parada.

Brasil parecía satisfecho con el resultado y pasó a tocar el balón sin mucha urgencia, dejando que reloj pasara. Una propuesta arriesgada cuando se ganando por la mínima. Tanto que, en el 81’, el portero del Manchester City casi se complica cuando intentó rechazar un centro desde la izquierda y perdió el tiempo del balón. Jhilmar Lora, casi en el área chica, se adelantó al arquero, remató de cabeza y la pelota pasó rozando el palo izquierdo brasileño.

La jugada sirvió para espabilar un poco a los brasileños que se despertaron, principalmente en los últimos cinco minutos, tras la entrada de Vinicius Jr. El delantero del Real Madrid hizo un par de arrancadas y combinaciones con Neymar que llevaron peligro al área peruana. Pero no quedaba tiempo para más.