EUROCOPA | DINAMARCA

En Benidorm empezó todo para la gran revelación de la Euro

El danés Maehle, actualmente jugador de Atalanta, se ha erigido en uno de los laterales del torneo por su capacidad física y su manejo de las dos piernas.

0
En Benidorm empezó todo para la gran revelación de la Euro.
MARTIN MEISSNER AFP

Joakim Maehle (Ostervra, Dinamarca, 1997) asombró a todos en una pretemporada en Benidorm. Ahí empezó todo. Lo acababa de fichar el Genk belga tras una recomendación de su ojeador en Dinamarca, que había visto un gran potencial en él en el Aalborg. Lo primero que hicieron en el Genk fue testar su resistencia, lo habitual tras la vuelta de las vacaciones. Y se quedaron asustados.

"Fueron parándose todos los compañeros y él siguió cinco minutos más, en solitario. Tuve que llamar al hotel para que nos retrasaran la cena", cuenta Pierre Denier, entonces su entrenador en el conjunto belga. "Desde ese día supe que este lateral costaría muchos millones en el futuro, es un portento".

Esa resistencia, además de un gran manejo de las dos piernas, es lo que está dejando boquiabiertos a todos en la Eurocopa y por lo que la Atalanta pagó 10 millones de euros en el último mercado de fichajes. El conjunto de Gasperini no ficha laterales por casualidad, ya se sabe. Ha tenido a varios de los mejores carrileros de Europa recientemente y Maehle va camino de convertirse en uno más.

Su Eurocopa está siendo brillante, como lo había sido su Euro Sub-21 de hace dos años. Un carrilero diestro por la izquierda, un portento físico que ya vale mucho más de lo que pagó la Atalanta. La asistencia con el exterior en el partido ante la República Checa así lo demuestra. Dinamarca tiene una joya en la banda izquierda.