IBIZA

La afición del Ibiza respalda el uso exclusivo de Can Misses

70 personas apoyan al club de Amadeo Salvo en una concentración junto al estadio municipal por la cesión de uso exclusivo del campo en favor de la UD Ibiza.

0
Aficionados del Ibiza
Paco Murillo DIARIO AS

Con las obras del estadio de Can Misses a pleno rendimiento para convertirse en un recinto apto para LaLiga Smartbank, alrededor de 70 personas se concentraron este sábado en los exteriores de la instalación para mostrar su apoyo a la cesión de uso exclusivo del campo en favor de la UD Ibiza.

Para facilitar que la isla disfrute de la Segunda División, y del fútbol profesional por primera vez en su historia, el ayuntamiento del municipio principal de la mayor de las Pitiusas firmó un convenio con el club que preside Amadeo Salvo. Un documento que han denunciado en los tribunales el Club Deportivo Ibiza de fútbol, que en la temporada 21-22 no podrá usar Can Misses en su estreno en la Segunda RFEF, y el Club Atletisme Pitiús, que deberá compartir el campo de la pista de atletismo municipal, en el que se entrenará la UD Ibiza.

Las dos peñas oficiales con las que cuenta la UD Ibiza, la Penya Pagesa y la Peña Corsarios, además de Mundo Celeste (un podcast que repasa la actualidad del equipo isleño), convocaron a los aficionados que quisieran sumarse al acto, como muestra de apoyo a la cesión que ha llevado a cabo el consistorio.

Jaime Orvay, que ejerció de portavoz de los convocantes, leyó un comunicado en el que recordó que el ascenso de la UD Ibiza a la categoría de plata fue "uno de los momentos más emotivos del deporte y de la sociedad ibicenca".

En la memoria de los seguidores celestes permanece imborrable la victoria ante el UCAM Murcia, con gol de Ekain de penalti, que propició que el Ibiza abriera de par en par las puertas de la Liga de Fútbol Profesional. Un momento que presenciaron en directo alrededor de un millar de aficionados ibicencos en el estadio Nuevo Vivero de Badajoz.

Sin embargo, "lo que tendría que haber sido una fiesta y una ilusión plasmada en fichajes, partidos de pretemporada o calendario de competición, se está viendo empañada por la actitud egoísta, insolidaria y obstaculizadora de algunos clubes de la ciudad", reza el comunicado. Un documento en el que se indica que la denuncia de las entidades que se sienten agraviadas “podría hacer peligrar la presencia de la UD Ibiza en la isla para jugar sus partidos como local, cosa que sería una ruina a nivel deportivo, económico y social".

"Diversos estudios realizados por ciudades que acceden a la LaLiga calculan entre 20 y 30 millones de euros el impacto económico que significa para una ciudad albergar partidos del fútbol profesional. Después de los dos años que llevamos con la pandemia, que han significado el cierre obligatorio de muchos negocios y la imposibilidad de trabajar para muchas familias, nos encontramos ante una oportunidad ideal para ayudar a la recuperación económica y social de isla", explicó Orvay.

"¡Qué nadie ni nada nos arrebate este momento histórico!", cierra el documento, en el que se expresa el "apoyo" al acuerdo de cesión y en el que también se realza "el crecimiento y avance del club", que fue reflotado por Amadeo Salvo en 2015, año en el que empezó a jugar en Regional. Un proyecto, según el manifiesto leído este sábado, marcado por “la seriedad, profesionalidad y trabajo duro en todos los ámbitos". En la isla ya se cuentan los días para que comience la Liga Smartbank, en la que el Ibiza será un histórico debutante.