NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SEVILLA

Bono-Dmitrovic, punto de partida para la meta sevillista

La llegada del guardameta serbio dispara la competitividad en la portería del Sevilla de Julen Lopetegui. El marroquí tiene ventaja tras un año y medio casi perfecto.

Actualizado a
Bono, en un entrenamiento.
MIGUEL MORENATTIDIARIO AS

La llegada de Dmitrovic, que debe ser oficial en los próximos días, dará un nuevo punto de partida a la portería del Sevilla de cara a la próxima campaña. Julen Lopetegui impondrá un nuevo escenario de competencia en una posición en la que Bono tuvo un protagonismo casi absoluto durante el pasado curso ante la irregularidad de Tomas Vaclik. El serbio quiere ahora luchar por una titularidad muy cara en Nervión: el gran rendimiento del marroquí durante el último año y medio resulta de momento el mayor argumento que puede desequilibrar la balanza a la hora de hacerse con un lugar en el once inicial. Para el técnico del Sevilla, esta lucha multiplicará la mejor versión de cada uno de sus porteros, que tendrán en las tres competiciones un escenario idóneo para repartir protagonismos.

Si Bono fue intocable en esta última campaña en el Sevilla, con 45 partidos y más de 4.000 minutos, también Dmitrovic fue básico en Eibar, con 35 partidos y más de 3.000 minutos. Ninguno de los dos querrá estar a la sombra en esta campaña 2021-2022, aunque será Lopetegui el que entregue tiempo de juego a ambos y dinamite una competitividad que puede traer más rendimiento en la portería sevillista. Tras el adiós de Vaclik, será la cantera la que tenga un hueco a la sombra en caso de necesidades. El pasado curso ya mostró contextos de necesidades en este sentido y en el club creen que hay garantías de sobra con los canteranos que asoman en el primer equipo.

Bono se incorporará más tarde a la pretemporada del Sevilla al haber acumulado más partidos en el cierre del curso pasado, mientras que se espera que la oficialidad de Dmitrovic posibilite su presencia en los campos de entrenamiento durante esta próxima semana. El reto de ambos es convencer pronto a Lopetegui de cara a ser importantes en el equipo. Ambos demostraron tener recursos para ello, pero también dieron muestras de ser relevantes desde la competencia de un segundo plano que pueda presionar al titular. Le ocurrio al marroquí cuando Vaclik era un fijo en Nervión hace dos campañas y supo esperar su momento. Ahora trata de que el Sevilla le mejore su contrato tras un año y medio prácticamente perfecto. Dmitrovic llega a sabiendas que Bono lo mira desde el retrovisor, pero ya derrumbó más desafíos a lo largo de su carrera.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?