R. Checa RCH
1
Patrik Schick 48'
Dinamarca DIN
2
Thomas Delaney 4',Kasper Dolberg 41'
Finalizado

EUROCOPA (CUARTOS) I REP. CHECA 1 - DINAMARCA 2

Dinamita para soñar

Dos goles de Delaney y Dolberg meten en semifinales a Dinamarca, que aspira al título como en 1992. Digna República Checa de Schick, que iguala a Cristiano.

0

El espíritu de aquella Eurocopa de 1992 envuelve a la mágica Dinamarca de Kasper Hjulmand, camino ya de las semifinales en Wembley tras eliminar a una dignísima República Checa. La Dinamita Roja, blanca en Bakú para evitar la confusión de colores, sigue sumando adeptos y licencias para soñar con repetir el sorprendente título de hace 29 años en Suecia. Los checos se marchan, pero con la cabeza muy alta: pierden una ocasión y ganan una estrella, Patrik Schick. Su quinto gol, que iguala a Cristiano Ronaldo, le concede bastantes papeletas para acabar el campeonato como pichichi.

Aquellos que miraban encogidos las duras imágenes de Christian Eriksen inconsciente sobre el césped comprendieron seguro un poco mejor que el fútbol es un juego maravilloso, pero sólo eso: un juego. Un concepto, por cierto, que ya tenía interiorizado desde hace mucho tiempo el seleccionador de Dinamarca, cuyos paseos por el campo para tranquilizar a propios y extraños han dado la vuelta al Mundo tanto como las duras imágenes de los médicos tratando de mantener con vida al futbolista del Inter. Hjulmand, que además de ejercer como entrenador posee un grado en Coaching por la Universidad de Copenhague, ha mezclado su capacidad de empatía con un buen trozo de inteligencia futbolística para generar el máximo de su plantilla en un escenario con tintes trágicos que apuntaba a devorarla, después de Eriksen, de perder con Finlandia, de caer ante Bélgica... Para convertir a esta Dinamarca en el equipo de todos los que no han tenido o se han quedado sin equipo durante esta preciosa Eurocopa que ha aparecido después de aquel mal rato que todos pasamos en el Parken.

"No se puede jugar al fútbol con miedo", sostenía en la previa de estos cuartos Hjulmand inspirado en una de las frases célebres de Johan Cruyff. Sin miedo volvió a actuar ante la República Checa. Cruyffista y también Guardiolista convencido -"Estoy convencido de que Pep será recordado como el Steve Jobs del fútbol", ha dicho también- ha tirado la casa por la ventana en el fútbol de ataque y se ha convertido a un 3-4-3 maravilloso, con un diestro, Maehle, de carrilero total por la izquierda. Luka Modric firmaría el centro con el exterior del futbolista de la Atalanta en el 0-2 que empalmó a la red Dolberg (42'). Moría entonces ya una primera parte tremenda, al ritmo de un constante intercambio de golpes desde que Delaney, indetectable entre el despiste checo en un córner, cabeceara a la red con placer el 0-1 (5').

Menos fluida en la circulación, sin la brillantez danesa pero con un estilo batallador repleto de dignidad, la República Checa no le perdió nunca la cara al partido. Soucek, Holes y por supuesto Schick, a veces abusando de la guerra por su cuenta, bordearon el gol sin encontrarlo hasta que comenzó la segunda mitad. Kasper Schmeichel quiere ganar la Euro, como hizo su padre Peter en Suecia 1992, y se empeñaba en tapiar su portería pero lo evitó Schick, cómo no, que en el 49' encontró el premio (1-2). Cinco goles ha sumado, como Cristiano. En el caso de Patrik (el portugués marcó tres desde los 11 metros) sin necesidad del punto de penalti. El Bayer Leverkusen y su representante se frotan ya seguro las manos.

Una lesión muscular quitó del medio al gran goleador en la recta final del partido. Vaclik mantenía con vida las esperanzas checas, se rifarán los equipos al exportero del Sevilla, que acaba de terminar contrato. Dinamarca apuraba sus contragolpes con Poulsen, más tosco, en lugar del fino Dolberg. Pero no era sólo cuestión de puntería: el incómodo calor húmedo de Bakú, a la orilla del Mar Caspio, convertía más si cabe el partido en un ida y vuelta al que los futbolistas llegaban casi sin resuello para los metros finales, lo que exageró la importancia de acertar en las sustituciones.

Hjulmand consiguió defenderse con el balón sacando al campo algún centrocampista como Norgaard o Wass, que no ha olvidado su oficio preferido a pesar de tantos años jugando más de lateral en el Valencia. Soucek, magnífico box to box del West Ham (10 goles esta campaña en la Premier), buscaba el empate por tierra y por aire, pero el 2-2 no llegaba, no llegó. Dinamarca, esa Dinamita salvaje, talentosa y sin miedo que entrena el 'coach' Kasper Hjulmand, se marcha a Londres con todo el derecho a soñar porque, como dijo una vez Manuel Ruiz de Lopera: ¿dónde estaba usted en el 92?

Silhavy: "Estoy orgulloso de mis jugadores"

Jaroslav Silhavy, técnico de la selección de República Checa, aseguró que estaba "orgulloso" de sus jugadores tras caer ante Dinamarca en los cuartos de final de la Eurocopa.

"Tuvimos que luchar como conjunto contra equipos fuertes, muchos de los cuales no llegaron tan lejos como nosotros. Los aficionados apreciarán como hemos luchado hasta el final. Todos los jugadores merecen una felicitación", indicó.

Silhavy comentó que todos estaban "decepcionados" y que incluso había lágrimas en el vestuario, pero valoró el hecho de haber estado "cerca de un éxito tremendo", así como que "llegar a los cuartos de final es un gran logro para el fútbol checo".

El técnico lamentó el "gran error" que permitió a Thomas Delaney marcar a la salida de un córner el primer tanto del partido y que con 0-2 al descanso tenían "que hacer algo", por lo que optó por incluir otro delantero y pasar a un 4-4-2.

"Presionamos a los daneses, marcamos y tuvimos otra oportunidad, pero con el paso del tiempo no tuvimos las fuerzas suficientes para empatar", explicó Silhavy, quien añadió que jugaron con "gran riesgo" y amenazaron, pero Dinamarca "manejó bien la pelota" y supo administrar su ventaja.

Hjulmand: "Es mágico"

Kasper Hjulmand, seleccionador de Dinamarca, calificó este sábado en rueda de prensa como "mágica" la clasificación de su equipo para las semifinales de la Eurocopa tras ganar 1-2 a la República Checa en un duelo igualado.

El técnico del cuadro escandinavo se mostró orgulloso del trabajo de sus jugadores y del campeonato que ha completado Dinamarca hasta las semifinales. Para Hjulmand, su selección ha cumplido un sueño.

"Es mágico. Lo primero que le enseñé a los chicos cuando nos reunimos fue una foto de Wembley de cuando estuvimos allí en otoño. Les dije que íbamos a volver. Hoy, gracias a nuestros aficionados, fue como volver a jugar en un estadio danés. Estamos profundamente agradecidos", comentó.

Además, reconoció que el encuentro ante la República Checa no fue "bonito" y dijo que después de los noventa minutos "las pilas están casi descargadas".

"Llegar a una semifinal es enorme. Hemos jugado muy bien. La segunda parte la empezamos con más dificultades. Tuvimos mucho espacio pero no pudimos enlazar muchos pases. Tuvimos partidos en los que ganamos más fácil que hoy. Estoy muy orgulloso de estar en semifinales con el equipo. Todo el mérito lo tienen los jugadores", explicó.

También recordó a Christian Eriksen y dijo que su incidente en el primer partido frente a Finlandia hizo a todos recordar los valores que aporta el fútbol. Como ejemplo, puso el de sus compañeros cuando rodearon a Eriksen cuando estaba sobre el césped para que no le captaran las cámaras.

"Todos los días he pensado en Eriksen. Forma parte del equipo, que mostró a todos cuál es la forma de actuar: con cariño y compasión", culminó.

Cambios

Jakub Jankto (45', Tomas Holes), Michal Krmencik (45', Lukas Masopust), Yussuf Poulsen (58', Kasper Dolberg), Christian Nørgaard (59', Mikkel Damsgaard), Brabec (64', Celustka), Wass (70', Jens Stryger Larsen), Vydra (78', Schick), Darida (78', Petr Sevcik), Joachim Andersen (80', A. Christensen), Mathias Jensen (80', Thomas Delaney)

Goles

0-1, 4': Thomas Delaney, 0-2, 41': Kasper Dolberg, 1-2, 48': Schick

Tarjetas

Arbitro: Björn Kuipers
Arbitro VAR: Pol van Boekel
Michal Krmencik (83',Amarilla) Tomas Kalas (85',Amarilla