EUROCOPA

La inédita historia de la eliminación de Francia ante Suiza

La tensión en la grada con la madre de Rabiot provocó una situación inédita durante la eliminación de la selección francesa en la Eurocopa.

0
La inédita historia de la eliminación de Francia ante Suiza
MARKO DJURICA Pool via REUTERS

La eliminación de Francia contra Suiza ha dejado un sinfín de historias que dejan en muy mal lugar a la selección francesa. Durante los últimos días, la prensa ha sacado a la luz varias de las tensiones del combinado nacional francés durante el partido de octavos de la Eurocopa, provocando por primera vez en muchos años una tensión en el vestuario que parecía apaciguada con Didier Deschamps.

En primer lugar, la madre de Rabiot, Veronique, protagonizó en la grada uno de los episodios más extraños de los últimos años. La progenitora del mediocentro de la Juventus increpó al padre de Mbappé, aconsejándole que su hijo debía ser menos arrogante. También le criticó por haber fallado el penalti decisivo de la tanda contra Suiza, provocando las risas del padre y la madre y evitando una discusión que podía haber aumentado los decibelios en el estadio.

Pero los padres de Mbappé no fueron los únicos que recibieron las desconsideraciones de Veronique. La familia de Paul Pogba también sufrió en primera persona los nervios de la madre de Adrien Rabiot, acusando al mediocentro del Manchester United de haber perdido el balón que había originado el empate de Suiza que provocaba la prórroga.

Según The Athletic, otro de los problemas después del partido ante Suiza ha sido el distinto criterio utilizando por la Federación con algunos jugadores. Por ejemplo, Varane, Lenglet y Griezmann no viajaron con el resto del equipo en el avión de vuelta, provocando también el enfado de algunos miembros de la plantilla de la campeona del mundo. Además, las relaciones con el staff ya estaban deterioradas antes del encuentro de octavos, ya que jugadores como Paul Pogba habían pedido alojarse en un hotel distinto al Marriot de Budapest, recibiendo la negación de la selección, algo que debilitó la cohesión de un vestuario acostumbrado a no tener problemas así desde que Deschamps aterrizara.