MIGRANTES DEL BALÓN

Javi López: "Echo mucho de menos al Espanyol"

El excapitán de los periquitos atiende a AS para charlar sobre su aventura en Australia. "Aquí, quien más disfruta del fútbol es el aficionado", descubre.

0
javi lopez adelaide

Tras 15 años en el RCD Espanyol, Javi López (Osuna, 1986) emprendió un viaje de más de 16.000 kilómetros para jugar en el Adelaide United de Australia. Allí, al otro lado del mundo, el andaluz se ha encontrado con un país "espectacular" en el que es "muy feliz"; aunque, confiesa, "habría dado lo que fuera por seguir un año más en el Espanyol". "Es mi casa", añade tras renovar por una temporada más con Adelaide, "un club lleno de gente maravillosa" con el que espera seguir "creciendo y mejorando".

¿Por qué Australia?

Juande (Prados) había estado en Perth y me había hablado maravillas del club y el país. Nos dijeron tantas cosas buenas que, cuando surgió la opción, ni nos lo pensamos. Era justo lo que estábamos buscando. Australia es espectacular y, ahora que hay Covid, Adelaida está entre las ciudades más habitables del mundo. Cuando llegamos tuvimos que hacer 14 días de cuarentena. Solo podías abrir la puerta de la habitación para coger la comida. Si la abrías más de 20 segundos venía un guardia de seguridad y te decía que, si no la cerrabas, avisaría a la policía. ¡Y la ventana estaba cerrada, eh! Es que no te podía ni dar el aire. Fue una experiencia bastante dura, pero quien algo quiere algo le cuesta.

¿Conocía ya Adelaida?

Sí, porque aquí estuvieron ya Isaías Sánchez, Miguel Palanca, Josep Gombau... En cuanto surgió la opción, mi mujer se puso a investigar sobre la ciudad y yo a mirar los vuelos que había que coger para llegar. Para entrar tuvimos algunos problemas. El acceso estaba restringido por la pandemia y solo permitían vuelos autorizados por el gobierno. Fue una odisea. El primer vuelo que teníamos lo retrasaron 18 días cuando estábamos ya en Barcelona. Llevábamos mil maletas y no sabíamos qué iba a pasar. Capdevila y su mujer nos acogieron. No tengo palabras para definir cómo se portaron con nosotros.

Australia está muy lejos, ¿cuándo nota más la distancia?

Cuando intento hablar con la familia. Mi día es su noche y mi noche es su día. Es cuando te das cuenta de lo lejos que estás.

¿La vida allí es distinta?

Aquí hacemos vida normal. Por ejemplo, antes de entrar a un restaurante tienes que escanear un código QR para registrar que has estado ahí. Nada más fuera de lo normal. Yo sé lo que es vivir con Covid porque vengo de España, pero cuando llegamos a Australia desapareció. A mis compañeros de equipo les digo que ni se imaginan lo grave que fue la situación en España. Ellos no han pasado por eso. Además, miras a las personas por la calle y las ves felices. Disfrutan de la vida. Son gente muy sencilla. Van a lo suyo.

¿Se habría ido a Australia sin la familia?

Es algo que no he pensado porque no se llegó a plantear esa posibilidad, pero creo que no. Esta experiencia la quería vivir en familia. Queríamos un país en el que poder aprender inglés. Pero aprenderlo bien. Si hubiera tenido que venir solo igual habría dicho que no y hubiera buscado algo más cerca de casa.

"Me he levantado de madrugada para ver prácticamente todos los partidos del Espanyol"

Javi López

Después de 15 años en el Espanyol, ¿cómo de raro se le ha hecho vestir la camiseta de otro equipo?

Ha sido un año muy diferente. Está siendo una experiencia increíble y estoy muy contento, pero no te voy a negar que he echado de menos al Espanyol en muchos momentos. El Espanyol es mi club. Es mi casa. Me he levantado de madrugada para ver prácticamente todos los partidos. He vivido como el que más el ascenso a Primera y habría dado lo que fuera por estar allí un año más. Echo mucho de menos al Espanyol, pero el fútbol me llevó a Australia y soy muy feliz. Una cosa no quita la otra.

¿Se levantaba de madrugada para ver al Espanyol?

Por supuesto. Me he levantado muy temprano para ver muchos partidos. Diría que he visto en directo el 80% de los partidos del Espanyol esta temporada. Estoy muy feliz por los compañeros porque el año pasado fue muy difícil. Han conseguido llevar al equipo donde merece estar. Hay que poner en valor lo que han hecho porque la Segunda División es muy complicada.

Salir del Espanyol sí que fue complicado.

Fue el momento más difícil de mi vida. Me dieron la insignia de oro, pero salir después de un descenso no es lo ideal. En el mundo del fútbol suceden estas cosas. No te queda más que aceptarlo. No puedes hacer otra cosa.

¿Le ha sorprendido la A-League?

El nivel del fútbol en Australia me ha sorprendido mucho. La A-League está repleta de equipos súper competitivos. Están influenciados por el fútbol australiano, que es un deporte de mucho contacto. El 'soccer' es my físico, con partidos de ida y vuelta y muchas ocasiones. El aficionado lo disfruta. Son partidos que se rompen muy pronto.

¿Y eso lo disfruta el futbolista?

Uf... El futbolista lo disfruta solo cuando gana. Un partido que acaba 5-4 es un espectáculo, pero si lo pierdes te vas cabreado. Son partidos muy intensos. La A-League es una liga muy bonita y muy entretenida de jugar. Puedes ganarle a cualquiera y cualquiera te puede ganar.

Todo está montado alrededor del aficionado.

Totalmente. Aquí, quien más disfruta del fútbol es el aficionado. La competición está organizada para que sea un auténtico espectáculo y los más importantes son ellos, los fans. Todo está enfocado para que la semana de partido sea una auténtica experiencia. Se acercan a los entrenamientos, ven de cerca a los jugadores... El día del partido puedes cenar en un córner o hacer una barbacoa. También hay actividades en el descanso.

En España, da la sensación de que los futbolistas viven al margen de la sociedad. ¿Por qué?

En España, la sociedad nos ha llevado a protegernos. Las redes sociales son incendiarias. Lo juzgan todo y someten a los futbolistas a un juicio público constante. Los deportistas tienen que protegerse. Yo pienso: '¿Qué necesidad tengo de exponerme por una opinión? Ya me expongo lo suficiente cuando salgo a jugar'. Me protejo, pero no solo a mí. También a mi familia. No tengo la necesidad de que nadie me juzgue sin conocerme. Los jugadores viven en una burbuja por eso.

Javi López, durante un partido de Adelaide United

En Australia todo es distinto.

Sí. Aquí todo es diferente. La cultura es distinta. Se busca el espectáculo. Luchan para que los aficionados disfruten porque son quienes mantienen la industria. En la A-League, los jugadores damos entrevistas en los descansos de los partidos. Si te cogen, tienes que hablar. En España existe la entrevista flash, que es al final del partido, pero es impensable ver a un jugador hablar al descanso. Aquí hay que hacerlo porque el aficionado lo necesita. Necesita saber qué siente el jugador al descanso. Y nosotros lo aceptamos porque sabemos que vivimos del fan.

En su presentación dijeron que serviría de ejemplo para los más jóvenes.

Me he encontrado con la barrera del idioma, pero es verdad que, desde que llegué, el director deportivo me ha puesto de ejemplo para los más jóvenes. Intento hacerme entender. No voy por ahí dando consejos a quien no me los pide, pero he pasado por muchas situaciones durante mi carrera y, si puedo servirles de ayuda en cualquier momento, estaré ahí para echar una mano.

Ha sido una temporada de altibajos.

Aquí celebran ganar la liga, pero lo más importante es la final del 'play-off'. Nosotros empezamos la temporada dubitativos. No nos salían las cosas. Cuando jugábamos fuera de casa no conseguíamos hacer peligro. Luego tuvimos una buena racha y nos pusimos segundos. Acabamos quintos y le ganamos a Brisbane en cuartos, pero caímos contra Sydney en semifinales.

Ha jugado como lateral derecho, lateral izquierdo, pivote...

Sí, yo cuando hablé con el director deportivo ya comentamos que me podía desenvolver en varias posiciones. Estoy a disposición del entrenador para lo que necesite. Les dije que he jugado hasta de portero contra el Barça. Que si me necesitaban ahí en cualquier momento podían contar conmigo. He tenido dos lesiones, pero estoy contento porque han confiado siempre en mí y han contado conmigo siempre que he estado disponible.

Y ha renovado por un año más. ¿Contento?

Hemos renovado Juande y yo un añito más. Estoy muy contento, la verdad. Adelaide United es un club lleno de gente maravillosa y tengo muchas ganas de que sigamos creciendo y mejorando juntos.

¿Sigue a la selección desde Australia?

Claro. Tengo la camiseta de Gerard Moreno y me la pongo para ver los partidos. Está siendo complicado, porque nadie sabe qué alineación va a poner Luis Enrique en cada partido y nos tiene a todos en vilo. Tenemos la necesidad de saber quién va a jugar, pero nunca lo sabemos. Si cada uno hiciéramos una alineación, creo que no acertaría nadie. Pero bueno, Luis Enrique es un gran entrenador y sabe lo que hay que hacer para ganar. Lo que no me ha gustado es que no haya llevado a Sergio Ramos. Me molesta porque hay formas y formas. No puede ser que en España pase siempre lo mismo. Hay que respetar a las leyendas. Ramos nos ha dado mucho a nivel nacional y qué menos que contar con su opinión. Me habría gustado que se respetara más al capitán. Que, al menos, hubiera sido una decisión consensuada.