EUROCOPA (E) | ESPAÑA 1 - POLONIA 1

Falló la segunda la unidad

La Selección no tuvo un equipo de rescate en el banquillo para conseguir romper el empate a uno de Polonia. Luis Enrique no acertó en los cambios y los cambios no estuvieron acertados.

0

Ninguno de los cambios que hizo Luis Enrique mejoró al equipo. Ferran, Fabián, Sarabia y Oyarzabal no cambiaron el sino del partido. Y Luis Enrique dejó un cambio sin utilizar cuando el partido necesitaba un cambio de dinámica.

Ferrán

Ferran salió en banda izquierda. Llegó a situaciones de peligro, pero no estuvo fino en el remate. El extremo del City llegaba como el internacional con más gol del último año y España necesitaba su oportunismo para deshacer el empate de Lewandowski. Intentó desbordar, buscando el uno contra uno, pero no tuvo fortuna en los regates ni en un cabezazo que marchó desviado y un tiro desde fuera del área que se le fue arriba. Parecía intocable para seleccionador, pero le dejó en el banquillo por Gerard Moreno

Fabián

Su aportación no fue la esperada por el seleccionador cuando decidió sacarle. El centrocampista del Nápoles ha dado un bajón en su juego y debe recuperar su mejor versión, que es la de un centrocampista moderno que domina el fútbol de transiciones y además sabe hacer fútbol combinativo porque tiene buen pie y buen tiro desde fuera del área. Ante Polonia no tuvo su tarde.

Sarabia

Como Gerard, fue víctima del rígido sistema de juego de Luis Enrique y al cumplir las funciones asignadas por el entrenador. Pablo Sarabia tiene el don de aparecer en zonas de gol habitualmente y ante Polonia no pudo atacar ni habitar en los espacios por donde se accede al gol. En el amistoso ante Portugal hizo un buen partido y ante Suecia si se notó su salida y llamaba a la puerta de la titularidad

Oyarzabal

La aportación de Oyarzabal fue testimonial. Salió de delantero centro y apenas participó. España acabó jugando con tres atacantes y ninguno era delantero centro. Se espera mucho de la aportación del jugador de la Real Sociedad, pero habrá que esperar a otro partido para que mejore su rendimiento.

Luis Enrique se dejó un cambio sin hacer y la figura de Adama Traoré apareció al repasar el banquillo en busca de un jugador que sirva de revulsivo. Aunque, además de nombres, la segunda unidad debe significar también un cambio de sistema, buscar variantes tácticas al 1-4-3-3 del seleccionador, porque ni los cambios funcionaron ni el equipo acabó el partido en el área de Polonia, que controló el final del partido a su antojo.