EUROCOPA

La otra cara de La Roja

España arranca su camino en la Eurocopa. Buen momento para conocer un poco más a los jugadores: anécdotas de su infancia, aficiones fuera del fútbol, sus comienzos...

La otra cara de La Roja
Pablo García RFEF

Los 24 convocados por Luis Enrique para esta Eurocopa son de sobra conocidos por todos dentro del terreno de juego. Llevan años deslumbrando en sus clubes y en la Selección, por eso tienen el premio de jugar una Eurocopa.

Sin embargo, hay detalles más personales de los internacionales que no son tan conocidos por el público. En este análisis de cada futbolista de La Roja se intenta profundizar un poco más de esa otra cara. Anécdotas de su infancia, aficiones fuera del fútbol, sus comienzos en las categorías inferiores... El objetivo es conocer el aspecto personal de los jugadores que van a hacer vibrar a todo el país durante el próximo mes.

Unai Simón

Hace bastantes años, allá por 2014, Miguel Ángel España (preparador de porteros de las inferiores) hizo un pronóstico: “Viene por detrás un chaval del Athletic que va a marcar una época”. Su ojo nunca falla. Después de aquello, Unai fue campeón de Europa Sub-19 (2015), Sub-21 (2019) y titular en la Absoluta.

De Gea

Acostumbrado desde pequeño a salvar obstáculos. Uno de sus momentos más difíciles llegó en su última temporada en categoría Cadete. Su sitio en el Atlético no estaba claro y estuvo muy cerca de marcharse al Moscardó, un club histórico de Madrid. Finalmente se quedó y triunfó de rojiblanco.

Robert Sánchez

Probablemente el más desconocido para el público español. Portero de gran envergadura (1,97m.), empezó su carrera en la cantera de su ciudad natal (Cartagena) para después fichar por el Levante y de ahí al Brighton inglés. Un camino peculiar pero que ha terminado con la merecida recompensa de la Eurocopa.

Azpilicueta

Si pudiera clonar a Azpilicueta, Luis Enrique podría formar una burbuja alternativa y reunir a once gemelos suyos para formar un equipo de garantías. Comenzó como extremo derecho, pasó al lateral diestro y en el Chelsea ha jugado en todas las posiciones de la defensa. Sólo falta saber cómo se le da la portería...

Marcos Llorente

Si algún día compite en los Juegos en la Villa Olímpica dudarían si ponerle con los futbolistas o con los triatletas. Duerme en una cama especial, cuida cada porción de comida que come y es imposible encontrar rastro de grasa en su cuerpo. ¿El resultado? Un multiusos que resuelve cualquier problema.

Pau Torres

Su historia con la Selección trae buenos recuerdos. Fue Jesús Paredes, el que era preparador físico de Luis Aragonés en 2008, quien telefoneó a De la Fuente: “Hay un central buenísimo en el Málaga”. Allí jugaba cedido Pau. En la siguiente lista de la Sub-21 aparecía su nombre entre los convocados.

Laporte

Nació en Agen (Francia), su nombre (Aymeric) proviene del germánico, pero se sintió como un niño el primer día de colegio cuando se enfundó por primera vez la camiseta de España. Su polivalencia y contundencia en defensa le resuelve la papeleta a Luis Enrique tras la ausencia de Sergio Ramos.

Éric García

El hijo con el que cualquier madre sueña: educado, responsable y buen estudiante. Se marchó muy joven de Erasmus futbolístico a Manchester y ahora regresa a casa convertido en un adulto y en un magnífico futbolista. El verano de sus sueños: Eurocopa, Juegos y vuelta al Barcelona.

Diego Llorente

Es una debilidad personal de Luis Enrique, que confía en él en cualquier circunstancia. La prueba es la primera lista del asturiano, en la que el central se lesionó pero se incorporó igualmente a la concentración porque el seleccionador quería que estuviera en las charlas y comenzara a aprender sus mecanismos.

Jordi Alba

Estuvo en el centro de la polémica al comienzo de la etapa de Luis Enrique como seleccionador, porque no le convocaba. Su buen rendimiento en el Barcelona cambió la situación. Fue uno de los jóvenes en la etapa dorada de los títulos de España y ahora afronta el torneo como uno de los capitanes.

Gayá

Llegó a la academia del Valencia con el sueño de ser como David Villa, su ídolo de la infancia. Siguió su camino al principio, jugando en posiciones de ataque. Sin embargo, en la cantera che vieron pronto que no era el nuevo Villa, sino el recambio de Jordi Alba. Ahora los dos comparten vestuario en La Roja...

Busquets

EI caso del capitán de la Selección es extraño, porque tardó en entrar en el radar de la Federación. La primera vez que se puso la camiseta de España fue con la Sub-21, después de debutar en el primer equipo del Barcelona. Sólo jugó tres partidos: Del Bosque no tardó en reclutarle para la Absoluta.

Rodri

El medio centro del City tiene una personalidad peculiar. Pasa de las redes sociales: ni Twitter ni Instagram... Siempre le gustó la normalidad: jugando en el primer equipo del Villarreal vivía en la residencia de la cantera. Es diferente también con la pelota en los pies: tiene tranquilidad donde otros tiemblan.

Koke

Llegó a la Selección con 15 años, coincidiendo con los primeros meses de Fernando Hierro como director deportivo. Fue para jugar unos amistosos con la Sub-16. Desde entonces ha pasado por todas las categorías dejando huella: es un ejemplo para el resto de compañeros dentro y fuera del campo.

Thiago

En su caso no llegó con un pan bajo el brazo, sino con un balón: es hijo de Mazinho, exfutbolista del Celta. Se da la curiosidad de que Rafinha, su hermano, juega con Brasil. Pero Thiago siempre brilló con España, aunque nació en Italia (en San Pietro Vernotico). Está ante su gran momento con la Selección.

Pedri

EI 5 de febrero de 2018 pudo cambiarle la vida: ese día llegó a Valdebebas para una prueba con el Madrid. Se volvió a Canarias decepcionado porque le dijeron que no valía. Tres años después de aquello es un ídolo en Barcelona. Allí vive acompañado de su hermano, que es confesor y cocinero a partes iguales.

Fabián

Nacido en Los Palacios, el pueblo de Jesús Navas, él tomó otro camino: con sólo siete años entró en la cantera del Betis. Cuando era pequeño le llamaban La Pulga por su baja estatura. Nadie se atrevió a mantener el apodo años más tarde, cuando debutó con el primer equipo midiendo 1,90 metros.

Dani Olmo

A sus 23 años puede vivir en casi cualquier rincón de Europa y saludar al panadero cada mañana: habla a la perfección español, croata y catalán y se maneja con soltura en inglés y alemán. Todavía tiene tiempo por delante para animarse con otros más dicíciles. ¿El japonés en los Juegos de Tokio este verano?

Ferran Torres

De joven soñaba con ser como Cristiano Ronaldo y va camino de conseguirlo. Empezó como un extremo puro, pero con Guardiola cada vez ha centrado más su posición porque se le caen los goles. Además, su obsesión por el entrenamiento, la alimentación y la preparación física recuerdan al portugués.

Adama

Alguno se extrañará si abre el equipaje de la Selección y se encuentra varios botes de loción corporal para bebés. Tiene una explicación: Adama Traoré la utiliza para ponérsela en los brazos antes de saltar al terreno de juego. Así evita que los rivales puedan agarrarle cada vez que intenta desbordarles.

Sarabia

La llamada con la Selección le pilló por sorpresa. Tanto que tuvo que cancelar unas vacaciones con su pareja que ya tenía planeadas. Tiene un perfil discreto, dentro y fuera del campo, pero derrocha talento. Salió de la cantera del Madrid, triunfó en Sevilla y se ha ganado el respeto en París. Ahora toca la Selección.

Oyarzabal

Su habilidad para controlar los balones aéreos es extraordinaria, aunque tiene un secreto: calza un ¡47! de pie a pesar de que tampoco es excesivamente alto (1,81m.). Así es más sencillo... Eso sí, su sangre fría a la hora de lanzar penaltis nada tiene que ver con la talla de sus zapatillas.

Morata

Soñó con jugar en muchos clubes y casi siempre lo cumplió: Real Madrid, Atlético, Chelsea, Juventus... Donde siempre tuvo claro qué hacer es a nivel de selecciones, porque lleva años marcando goles en todas las categorías de España. Ahora Luis Enrique los necesita más que nunca en la Absoluta.

Gerard Moreno

La cicatriz de su cara le recuerda que lleva el fútbol en la sangre desde niño, porque se la hizo con una portería de fútbol sala en su infancia. Su celebración en la final de la Europa League, cumpliendo una promesa con el humorista David Broncano, dio mucho que hablar. ¿Qué tendrá preparado para la Eurocopa?