ATHLETIC

Paso en falso de Ibai en Bilbao

El extremo de Santutxu era feliz en Vitoria y en 2019 decidió iniciar una segunda etapa en el Athletic, el club de su vida, pero no ha logrado la estabilidad. Ahora es uno de los descartes.

Paso en falso de Ibai en Bilbao
AIOL DIARIO AS

Ibai Gómez era un tipo feliz en 2018 en Vitoria. Contaba con minutos, se sentía importante con Abelardo, la grada le quería y en el vestuario no se trataba de uno más. Pero en enero de 2019 llegó la propuesta del Athletic, el club de su vida, y no podía decir que no. Así que dio el paso hacia una segunda etapa. Lo celebró la grada de San Mamés, porque regresaba el hijo pródigo, un chaval que se había ganado un sitio en la élite a base de sacrificio en el Santutxu, el equipo de su barrio, y el Sestao River.  

Aterrizaba un Ibai Gómez que no tenía mucho que ver con el que se fue dos años y medio atrás. Aunque bien es cierto que en la segunda temporada de Bielsa jugó 35 partidos de Liga, con Valverde fue perdiendo protagonismo hasta pisar tan solo 5 jornadas en la 2015-16. En el Alavés arrancó con 29 compromisos, 33 al siguiente año y 18 en los meses hasta que salió al Athletic en enero.

Desde entonces, su papel ha sido muy secundario, hasta el punto de que el director deportivo rojiblanco, Alkorta, bromeaba sobre sus "fichajes" Ibai y Kodro que no habían triunfado. En la segunda mitad de la temporada 2018-19 jugó 15 partidos con 667 minutos; en la 2019-20, un total de 20 encuentros (869 minutos) y en la 2020-21, 13 choques (419 minutos). En el mercado de invierno de 2020 tuvo la opción de salir al Espanyol, donde Abelardo le esperaba con los brazos abiertos. Pero el Athletic no estaba dispuesto a una cesión y Garitano abortó la salida. En Barcelona asumían su ficha y le daban otro año de contrato, aunque no había certeza de que el equipo se mantuviera en Primera. De hecho, acabó descendiendo.

Su bagaje este tiempo es de cuatro asistencias y un gol, en Copa al Intercity la campaña pasada. Gaizka Garitano no acabó de tener confianza en su juego, aunque se le fichó bajo su mandato. Quitando sus primeros meses en el equipo y el tramo final con Marcelino, el de Santutxu no ha jugado más de tres jornadas de Liga seguidas en estas dos temporadas y media. La recuperación física de De Marcos, el fichaje de Berenguer y la disposición en ocasiones de Williams por esa zona han encarecido mucho la plaza de extremo derecho.

Y hace unos días llegó la sentencia: Marcelino le comunicó que no entra en sus planes y debe buscarse equipo. No lo va a tener fácil, porque cuenta con una ficha inasumible para el mercado de equipos en los que puede encajar y las operaciones están muy paradas por culpa de la pandemia. García Toral quiere adelgazar la plantilla hasta 20-21 jugadores de campo y es uno de los seis descartes ya anunciados. Más el de Herrerín, aunque este acaba contrato. En caso de necesitar a alguien por ese flanco, echará mano del joven Nico Williams.