VALENCIA

Bordalás y la presión del éxito inmediato

Anil Murthy y Peter Lim tuvieron muy en cuenta a la hora de escogerle como técnico la capacidad que ha tenido el alicantino de sacar rendimiento inmediato a sus equipos.

Bordalás y la presión del éxito inmediato
PAULINO ORIBE DIARIO AS

Rondaba el mes de marzo cuando desde las altas esferas che ya tenían decidido que, salvo debacle, Javi Gracia acabaría la temporada o como mucho lo haría Voro. La opción de fichar a Míchel o a otro entrenador que pudiera coger el equipo hasta final de temporada a modo 'parche' ya se daba por descartada. Fue entonces cuando el viejo deseo de Anil Murthy volvió a ponerse encima de la mesa: José Bordalás.

Con el Presidente decidido a firmar al alicantino, fue el momento de realizar un análisis de lo que supondría el fichaje del 'mister' tanto a efectos positivos como los posibles efectos negativos que pudiera acarrear. Y ahí, más allá del liderazgo de Bordalás, de su capacidad de motivación, o del posible carácter fuerte que pudiera mostrar, el cual quedó demostrado en su presentación que a poco que el club cumpla con sus promesas, no sacará. Entró en juego un factor que Anil Murthy y  consideraba trascendental: el rendimiento a corto plazo.

Son pocas las balas de la ilusión que le quedan a Meriton Holdings para tratar de apaciguar a la afición che y Bordalás es una de ellas. Con el yugo económico, social y deportivo apretando a la entidad, el ex del Getafe era la clave para salir del paso, al menos en lo deportivo, lo antes posible. Porque José Bordalás ha cosechado en su carrera un común denominador en los equipos profesionales en los que ha estado: siempre los ha mejorado en su primera temporada.
El propio Anil le expuso esta realidad a Peter Lim
cuando le planteó el nombre del alicantino, algo que como es lógico vio con buenos ojos el asiático, sabedor de que el club está en estado crítico deportivamente.

Bordalás mejoró los resultados previos en su primera temporada en el Hércules, el Elche, el Alavés y el Getafe.


Getafe: Cogió al equipo el en puesto 21, con riesgo de caer a 2ª B. Esa misma temporada lo colocó y ascendió a LaLiga.

Alavés: En la temporada previa a su llegada los vitorianos quedaron 13º, en la primera (y única) temporada de Bordalás quedaron primeros y ascendieron.

Alcorcón: Tras un ciclo exitoso con Anquela, el alicantino colocó al equipo en su primera temporada en puestos de playoff. Con Anquela, de los mejores o el mejor entrenador de la historia en el club, quedaron cuartos la temporada anterior. Mantuvo el nivel.

Elche: Los ilicitanos terminaron la campaña 2008/2009 decimoprimeros, pero Bordalás en su primer año los llevó hasta la sexta posición.

Hércules: Con la temporada empezada, Bordalás se puso al frente de un Hércules que estaba muy cercano al descenso a 2ªB, pero esa misma temporada logró salvarles.