BRASIL

Miguel Ángel Ramírez, despedido de Internacional

El conjunto brasileño ha anunciado la marcha del técnico español tras los malos resultados cosechados por el equipo desde su llegada.

Miguel Ángel Ramírez, despedido de Internacional

La aventura de Miguel Ángel Ramírez en Internacional ha llegado a su fin más pronto de lo que le hubiera gustado. El conjunto brasileño ha anunciado su marcha después de la dolorosa eliminación en dieciseisavos de la Copa do Brasil ante el Vitória, equipo de Serie B. El técnico español, campeón de la Copa Sudamericana con Independiente del Valle, no ha conseguido dar con la tecla de un Colorado que quiere aspirar a ganar el Brasileirao que se le escapó la pasada temporada.

El canario llegó a Porto Alegre el pasado mes de marzo con el cartel de ser uno de los mejores técnicos de Sudamérica. Su juego de posición y el gran poso profesional y personal que dejó en Ecuador elevaron su caché y estuvo en la agenda de varios equipos grandes de Brasil antes de fichar por Inter. Sin embargo, Ramírez quiso apostar por el club colorado por el proyecto futbolístico a largo plazo que tenía el equipo.

Después de 21 partidos, el ex Independiente del Valle sólo ha podido cosechar 10 victorias. El resto, 4 empates y 7 derrotas. Un 54% de efectividad que no ha sido suficiente para lograr continuidad. El español no ha podido hacer de Inter un equipo competitivo y en estos tres meses allí, pocas han sido las notas positivas. Técnico y jugadores no han conectado y ha fallado al querer jugar de una forma que quizás no concuerda con el perfil de futbolistas que tiene el club. Además, ha tenido que hacer frente a varios problemas internos como la lesión de Paolo Guerrero y la disputa del peruano con la directiva por su renovación.

A su llegada, Ramírez sabía que su camino por Brasil no iba a ser fácil. El fútbol brasileño es uno de los más exigentes del mundo. El alto nivel de competición, en el que apenas hay dos o tres días de descanso entre partido y partido, y la impaciencia de los hinchas, que esperan resultados inmediatos, han pasado por encima de uno de los entrenadores españoles con más futuro del panorama actual. En el fútbol, las prisas no son buenas.

Es una incógnita cuál será el próximo destino del canario, de 36 años, que ha manifestado en más de una ocasión su deseo de dirigir categorías inferiores como ya hizo en el pasado en Qatar y en Independiente del Valle. Lo que es seguro es que no tardará en encontrar un nuevo proyecto que le permita continuar dedicándose a lo que más le gusta.