REAL MADRID

Bale seduce a Ancelotti

El galés piropea al técnico italiano y aspira a un gran último año en el Madrid. Su mejor rendimiento de blanco fue con Carletto en el banquillo.

Madrid
0

Gareth Bale sigue deshojando la margarita de su futuro, sin aclarar que espera de la temporada que viene, emplazándolo todo al final de la Eurocopa para Gales. Entonces, dice, sí revelará lo que piensa hacer: "No pienso en nada de eso hasta después de la Eurocopa. No estoy pensando en mi futuro. Cuando acabe, seguro que tendré alguna conversación y a partir de ahí veremos". Pero, en el entretiempo, lo que sí está haciendo Bale es seducir a su nuevo entrenador en el Real Madrid, Carlo Ancelotti, con vistas a un futuro en el que se reúnan.

Porque Bale tiene contrato con el Madrid hasta junio de 2022 y sabe que es complicado que vuelva a marcharse cedido. La crisis provocada por el coronavirus ha diezmado las cuentas de todos los clubes de Europa y su salario de 15 millones netos por curso es un impedimento importante. En la campaña que acaba de finalizar sí pudo ir al Tottenham, con el Madrid pagando la mitad de su salario por verle jugar en otro equipo, y cumplió con 16 goles en los ratos que tuvo. Pero su idea es cumplir su año de contrato jugando en el Madrid y luego tomar una decisión, que podría ir desde volver a Inglaterra hasta la retirada.

Bale llegó al Madrid en 2013 y sus dos primeras campañas con el equipo blanco fueron a las órdenes de Ancelotti. De hecho, son las dos en las que mejor rendimiento ha dado al equipo blanco (además de la 2017-18, en la que pese a ser suplente muchas veces acumuló números estupendos y acabó haciendo un doblete en la final de la Champions): 39 goles y 31 asistencias en 92 partidos. Estadísticas muy notables, en un equipo en el que todo el flujo ofensivo desembocaba en la figura de Cristiano. Ahora Bale vuelve a verse las caras con Ancelotti y sabe que tiene una oportunidad de oro para encauzar su carrera tras años de bandazos.

"Conozco a Carlo, es un gran entrenador. Me llevo bastante bien con él, pasamos buenos ratos en el pasado. Pero no he hablado con él de momento", dijo Bale el viernes desde la concentración de Gales, previa a la Eurocopa. Posteriormente, insistió en los piropos: "Es un gran tío, pasamos un tiempo increíble con él. Estoy seguro de que será buenísimo tenerle al mando. Nos vimos en un partido ante el Everton, nos dimos un abrazo y hablamos un rato, fue una buena charla. Tendremos una conversación tras la Eurocopa, seguro. Me llevo muy bien con él".

Palabras de conformidad con la elección del Madrid para el banquillo y que se corresponden con las que dijo Ancelotti en su presentación como nuevo técnico blanco: "No ha jugado mucho en Premier, pero ha marcado muchos goles. Fue muy efectivo en los últimos partidos, cuando ha tenido continuidad. Lo conozco bien. Si tiene la motivación para jugar, puede hacer una gran temporada, no tengo dudas". Así pues, todo confluye para que Ancelotti y Bale vuelvan a trabajar codo con codo; el italiano es consciente, además, de que llega a un Madrid muy diferente al que él conoció. En sus dos temporadas, el Madrid anotó 322 goles, una media de 161 por curso; esta pasada temporada, el equipo blanco no pasó de 88 tantos entre todas las competiciones, poco más de la mitad.

Bale-Ancelotti, problemas del pasado

Y eso que el pasado de Bale y Ancelotti esconde un episodio desagradable, que el italiano incluyó en un libro que escribió mientras entrenaba al Bayern: "El director general me llamó por teléfono y me dijo que el presidente quería hablar conmigo. Cuando fui a su oficina, me dijo que Bale le había llamado. Yo le había sustituido el 4 de enero (2-1 en Mestalla). El agente de Bale se había quejado porque Gareth quería jugar por el centro. El presidente me dijo que qué pensaba hacer y esta fue mi respuesta: “Nada”. No podía cambiar el sistema a mitad de temporada. Desde entonces, la relación con el presidente no volvió a ser la misma".

Si bien es cierto que Ancelotti siempre responsabilizó de aquello al agente de Bale, Jonathan Barnett, en mayor medida que al galés, aunque también se llevó él un pellizco: "No hablo con agentes, los evito. Bale es un jugador de clase mundial y yo sólo estaba intentando ayudarle a entender sus fortalezas para que pudiera alcanzar su potencial. Y, por cierto, yo estaba más cualificado que su agente o el presidente para echarle una mano con eso. Así que hablé con Bale a la mañana siguiente. Le dije que sabía que su agente había ido al presidente. “¿Por qué no viniste a hablar conmigo de lo que querías?”, le pregunté. “Sí, OK, sin problema”, respondió. Fui claro con él. Le dije que podíamos probar un cambio de posición en pretemporada, pero no ahora. No era momento de cambiar el esquema. No tenía sentido”.

Bale ha recibido también comentarios recientes de otro exentrenador suyo como es José Mourinho, que le entrenó durante este curso 2020-21 hasta que el portugués fue despedido en el Tottenham. Mou siempre sintió debilidad por Bale, intentó captarle para el Manchester United hace años y este curso al fin se lo pudo llevar al Tottenham, si bien no le dio un papel protagonista. Ayer, en una entrevista, Mou señaló que con Gales debe dar un paso adelante si quieren hacer algo en esta Eurocopa: "Cuando vemos a Bale, pensamos en cuántos grandes partidos ha hecho, cuántos goles ha marcado contra los mejores equipos... No muchos, o ninguno. Ellos tienen el orgullo, el grupo, la organización. Saben cómo generar situaciones para que sus mejores hombres en ataque hagan daño".