INGLATERRA

Roy Keane: "¿Fui a hacer daño a los jugadores? Por supuesto que lo hice"

El exfutbolista irlandés reconoció ante Micah Richards, en un programa conjunto en Sky Sports, que "nunca" se disculparía por eso, ya que la gente también fue a hacerle daño a él.

El 21 de abril del 2001, con el Manchester United ya proclamado como campeón de la Premier League, recibieron la visita del Manchester City. Precisamente, los skyblues se jugaban la permanencia en la máxima categoría inglesa. Con el marcador empatado a uno, a falta de cinco minutos para el final, a Roy Keane se le escapó un balón. Sin embargo, Alf-Inge Haaland, padre del bueno de Erling, se cruzó en su camino, ganándole la partida. El irlandés no se lo tomó muy bien, además de que tenía la venganza entre ceja y ceja. Tanto que clavó los tacos de su bota en la rodilla derecha del noruego. Un hecho que le pasó factura al futbolista nórdico, ya que, tras una operación, tuvo que retirarse de la élite.

"Había esperado mucho tiempo. Le golpeé jodidamente duro. “Toma esta, bastardo. Y no vuelvas a mirarme burlándote de falsas lesiones”. Incluso en el vestuario después, yo no tenía remordimientos. Mi actitud fue, “a la mierda con él”. Lo que va, vuelve. Él me pegó a mí una, y mi actitud es la de ojo por ojo", escribió en su autobiografía Keane. Palabras que describían que fue una jugada premeditada por el exfutbolista irlandés del United, ya que, años atrás, fue él el que acabó lesionado de gravedad por un lance fortuito con Alfie Haaland.

Precisamente, un 27 de septiembre de 1997, el United visitaba Ellan Road. Enfrente, el Leeds United del mismo Alfie. En esa ocasión, fue el jugador irlandés quien, tras una jugada con el noruego, acabó, de forma fortuita, con una grave lesión en su rodilla. Lo peor de todo fue la reacción del nórdico, el cual, sin conocer la gravedad del asunto, acusó al jugador de los Red Devils de fingir y haberse tirado. “Llevaba ocho años sin lesionarme. Fueron mis últimos 90 minutos completos. La gente puede juzgarlo como quiera. Luego me enteré de que lo había hecho a propósito. Me parece un poco triste, triste para el fútbol. Para mí no fue bueno evidentemente”, declaró Alfie.

Ahora, 20 años después, Keane vuelve a mojarse acerca de aquel episodio. El irlandés, criticado por su dureza dentro de los terrenos de juego, afirmó, en un programa conjunto con el exfutbolista Micah Richards en Sky Sports, llamado Micah & Roy’s Road To Wembley, que no se arrepiente de nada de todo lo que ha hecho en un campo de fútbol. “Nunca me he arrepentido de nada de lo que he hecho, nunca", confesó el exfutbolista irlandés.

No obstante, Keane sí que reconoció que en ningún momento salió a jugar un partido con la intención de lesionar a algún jugador rival. "No, no, por supuesto”, aunque luego añadió: "¿Fui a hacer daño a los jugadores? Por supuesto que lo hice. Nunca me disculparía por eso. Y la gente fue a hacerme daño a mí”, en clara alusión al episodio de “guerra” que vivió con Alfie Haaland. Una herida que, dos décadas después, parece seguir sin cicatrizar.