ESPANYOL

Wu Lei, la clasificación errante

El atacante del Espanyol debía pasar casi un mes con la selección de China en la burbuja de Suzhou, pero la COVID-19 les ha llevado inesperadamente hasta Emiratos Árabes.

Wu Lei, jugador del Espanyol y de China.
GORKA LEIZA DIARIO AS

La hoja de ruta programada para Wu Lei, cuando abandonó la disciplina del Espanyol antes de que concluyese la Segunda División para concentrarse con su selección, era relativamente sencilla. China había diseñado un estricto protocolo para albergar todos los partidos del Grupo A de la fase de clasificación para la Copa del Mundo de Qatar-2022 sin necesidad de tener que pasar por los 14 días de cuarentena que exige el país. Una vez confirmado el negativo en COVID-19, consistía en pasar a una burbuja, en la ciudad de Suzhou, de la que no iban a moverse durante casi un mes, hasta el próximo día 15. Pero no será así.

Wu Lei, que pasó los primeros controles –y entrenamientos con su selección– en Shanghai para dirigirse inmediatamente a Suzhou, sin contacto con ninguna otra burbuja, se encuentra ahora a más de 6.000 kilómetros de distancia. Él, todo el combinado chino y las otras cuatro selecciones que integran el Grupo A: Siria, Filipinas, Maldivas y Guam. Poco después del 0-7 de los chinos ante Guam, se detectaron positivos en las expediciones de Maldivas y Siria, que obligaron a replantear nuevamente el formato. De haber tenido que seguir las normas de China, esto hubiera supuesto que ambos equipos pasaran 14 días de cuarentena, lo que habría pospuesto otra vez un clasificatorio que ya en su día se suspendió por la pandemia.

Así que la solución adoptada ha sido mover todo el grupo hasta los Emiratos Árabes Unidos. Concretamente, hasta Sarja, donde el delantero del Espanyol se encuentra desde el pasado jueves, tras un vuelo completo enfundado en un aparatoso EPI (equipo de protección individual), para disputar los tres partidos restantes. El primero, directamente, este lunes a partir de las 19:00 (hora peninsular española) ante Filipinas.

Puede que, cuando se inicie el encuentro, su selección esté a 11 puntos de Siria, que jugará tres horas antes contra Guam y que ya le saca ocho puntos a los de Wu Lei, eso sí, con un encuentro más. Alcanzarlos es la misión imposible en este clasificatorio errante.