REAL MADRID

Modric plantea un dilema

Ha sido su segunda temporada con más minutos disputados desde que llegó al Real Madrid. El curso que viene necesita recambio para poder dosificar.

Madrid

La temporada 2020-21 ha sido la segunda con más minutos disputados por Luka Modric desde que aterrizó en el Real Madrid en el verano de 2012. Sólo en la campaña 2013-14, cuando tenía 28 años, jugó más que ahora, con 35. Entonces disputó 4.061 minutos por los 3.721’ de este curso, aunque hay que tener en cuenta que aquel año el Real Madrid ganó la Copa del Rey (se jugaba, además, a doble partido) y la Champions.

Ahora, con el croata recién renovado hasta 2022, se presenta un dilema para el Real Madrid de Ancelotti, porque Modric jugará la Eurocopa con Croacia después de una temporada extenuante con su club en la que ha llegado con el piloto de la reserva encendido a los partidos más importantes. El año que viene, con 36 años, Ancelotti está obligado a dosificarle. No puede repetir otro curso como el actual.

El problema que tiene ahora mismo el equipo madridista es que en la actual plantilla no tiene un recambio natural de Modric, porque Fede Valverde juega en su misma posición pero es un perfil diferente. Y, con Mbappé como máxima prioridad y la crisis provocada por el coronavirus, tampoco tiene el músculo financiero necesario para hacer un gran desembolso en el mercado más allá de la vuelta de Odegaard y Ceballos.

El perfil del croata lo da Dani Ceballos. De hecho, en 2017 se le fichó con el cartel de heredero de Modric, por sus similitudes en el juego. El utrerano fue importante en el Madrid en la única temporada en la que no estuvo Zidane (2018-19), pero con el técnico francés nunca ha tenido regularidad. Después de dos buenos años en el Arsenal su prioridad es triunfar en el Madrid.Habrá que ver si Ancelotti le da confianza.

También está la opción de Odegaard. Eso intentó Zizou el pasado verano, cuando pidió su regreso. Sin embargo, el noruego está mucho más cómodo más adelantado, en la mediapunta, sin tanta responsabilidad en la salida del balón. Probablemente con los años retrase poco a poco su posición, igual que le pasó a Modric en su día, pero ahora mismo es un perfil diferente.

Antonio Blanco, del Castilla, llegará más para ser el recambio de Casemiro que el de Modric, aunque también sirva para dar oxígeno al croata cambiando el sistema.