MIGRANTES DEL BALÓN

José Rodríguez, rey de Israel

El centrocampista alicantino formado en la cantera del Real Madrid conquistó la Primera División israelí con el Maccabi de Haifa.

jose rodriguez maccabi haifa

La temporada futbolística en Israel arrancó sin público en los estadios y fue detenida en tres ocasiones: dos por Covid y una por el conflicto israelí-palestino, cuya última erupción dejó 248 muertos y más de 2.000 heridos. A pesar de todo, la Primera División del país del Medio Oriente pudo completarse y lo hizo con el triunfo del Maccabi de Haifa de José Rodríguez, que puso fin a 10 años sin conquistar el torneo de la regularidad con más de 30.000 personas en las gradas del estadio Sammy Ofer.

El Maccabi de Haifa pudo celebrar el triunfo la pasada semana, pero un inesperado empate frente al Kiryat Shmona lo dejó todo para la última jornada. El equipo de José Rodríguez llegó al encuentro ante Hapoel Beer Sheva con la obligación de ganar y se marchó al descanso con tres goles de ventaja. Dos tantos del rival en la segunda mitad le dieron emoción al campeonato, pero el empate de Kiryat en el feudo del Maccabi Tel Aviv tiñó definitivamente el título de verde.

La temporada más atípica que se recuerda acabó, por lo tanto, con el Maccabi de Haifa levantando su primer título liguero desde 2011, cuando los verdes lograron un incontestable triunfo con Elisha Levy en el banco. El tercer club más laureado de Israel celebró su vuelta al trono arropado por más de 30.000 aficionados, un lujo consecuencia del gran ritmo de vacunación que ha alcanzado el país: casi el 60% de la población ya ha sido vacunada contra la Covid.

"Reyes de Israel. Merecemos esta liga", escribió el español José Rodríguez tras conquistar su cuarto título como futbolista profesional. El de Villajoyosa, que firmó por el Maccabi de Haifa en 2020, después de competir en Segunda División con el Fuenlabrada, ha sido un pilar fundamental para su entrenador, Barak Bakhar, y ha acabado erigiéndose como uno de los mejores centrocampistas de la Primera División de Israel. En el partido que acabó otorgándole el título a su equipo, Rodríguez provocó el penalti que significó el 1-0 y robó 14 balones.