CÁDIZ

Las claves de la permanencia del Cádiz en LaLiga Santander

Desde Cervera, pasando por la columna vertebral del equipo, los refuerzos y el sistema de juego basado en la solidez defensiva y el contraataque han sido claves.

Las claves de la permanencia del Cádiz en LaLiga Santander
Álvaro Rivero

El Cádiz ha conseguido firmar una gran temporada en su primera campaña tras ascender a LaLiga Santander. Un camino que no ha sido sencillo para los amarillos, pero que gracias a su trabajo y entrega durante toda la temporada, consiguieron asegurar la salvación a falta de tres jornadas. Este dato es algo histórico, ya que el Cádiz, de conseguir la permanencia en Primera, siempre lo ha hecho en las últimas jornadas. Otro dato histórico es que el Cádiz de Álvaro Cervera ha igualado la mejor clasificación histórica del conjunto amarillo en la máxima categoría del futbol nacional (antes la consiguió Víctor Espárrago en el 1987-88), situándose como décimo segundo clasificado. Es por este motivo, entre otros, por el que el técnico aparece como primera clave de la permanencia del Cádiz.

- Álvaro Cervera.

Como decíamos, el técnico amarillo ha conseguido hacer historia en muchos aspectos en este Cádiz. Y es que desde que aterrizara en el club el 18 de abril de 2016, Álvaro Cervera no ha dejado de batir récords y de hacer historia con el Cádiz. Nada más llegar al club consiguió el ansiado ascenso a LaLiga Smartbank, y por si fuera poco, cuatro temporadas después, logró el ascenso a Primera División. También es el técnico que más partidos ha dirigido y en un solo ciclo. Los datos de Cervera hablan por sí solos. Es la clave principal del buen momento que vive el Cádiz por el trabajo que ha realizado en el vestuario consiguiendo que todos remen en la misma dirección, que tengan fe ciega en las propuestas de Cervera (o no tan ciega, porque ven sus frutos) y que todos se abonen al lema que ha quedado grabado en las paredes de la Ciudad Deportiva Bahía de Cádiz: La Lucha No Se Negocia.

- Refuerzos que dan un salto de calidad.

El mercado de verano dejó, sin lugar a dudas, tres nombres que han sido vitales para conseguir la permanencia: Jeremías Conan Ledesma, Jens Jonsson y Álvaro Negredo. El portero argentino tuvo un gran estreno ante el Athletic en San Mamés, donde se consiguió una victoria histórica y casi heroica. Sus múltiples paradas hacían ver a los cadistas que su llegada era todo un éxito. Lo mismo sucedió con Jens Jonsson. Un fichaje que sorprendió a todos por ser un jugador más desconocido en la zona, pero que más sorprendió cuando comenzó a jugar y formó el tándem perfecto junto a su compañero José Mari, con el que se complementó a la perfección. Finalmente, y no por ello menos importante, tenemos a Álvaro Negredo. El primer fichaje de la temporada anunciado precisamente en la misma fiesta del ascenso a LaLiga Santander. Un futbolista conocido por todos y que suscitó dudas al principio en cuanto a su capacidad de adaptación a las exigencias de Álvaro Cervera. Pero todo quedó en dudas sin fundamentos. El ‘tiburón vallecano’ llegó al Cádiz dispuesto a sacrificarse y ha ayudado con sus goles a conseguir la salvación. El delantero ha participado en un 33% de los tantos del Submarino Amarillo esta temporada. En el mercado invernal también llegó otro nombre importante para el tramo final de la competición: Rubén Sobrino. El delantero ha jugado también como extremo y ha demostrado su espíritu de sacrificio desde el primer momento, lo que le llevó a hacerse un hueco en el once inicial de Álvaro Cervera.

- Solidez defensiva y eficacia en el contraataque

El bloque defensivo ha sido de vital importancia a la hora de ganar partidos. El sistema de juego de Álvaro Cervera es claro, defender y aprovechar el contraataque. Pero la defensa no solo implica un buen trabajo de los laterales y los centrales, que también, sino una defensa absoluta. En el Cádiz, el jugador que llega (independientemente de su posición natural) tiene que tener claro que deberá realizar labores defensivas. En el Cádiz defiende desde el último hasta el primero. Por supuesto, defender no lo es todo en el fútbol, también hay que marcar goles, y para eso hace falta tener velocidad por las bandas para generar contragolpes. Puede que no sea el fútbol más vistoso para muchos, pero lo que ha quedado claro es que es eficaz.

- Identidad de grupo.

El Cádiz aterrizó en Primera División con un equipo que en Segunda División había funcionado bien, pero la duda que siempre ronda las cabezas es la misma: ¿Será suficiente con lo que hay o hará falta reforzar mucho al equipo? Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz, lo tuvo claro desde el primer momento, confiaba plenamente en sus jugadores, esos que los habían llevado a LaLiga Santander. Un grupo apodado “La Banda”, que era una piña y que acoge a todos los nuevos integrantes como si fueran uno más. La columna vertebral del Cádiz, esos jugadores que ya traían de serie la filosofía del vestuario y que fueron importantes en la consecución del ascenso y en la permanencia.

- Puntos como visitante.

La gran ausencia de esta temporada ha sido la del público en las gradas. El no contar con la afición alentando durante los partidos ha pasado factura a la par que se ha echado en falta ese calor. El Cádiz es una gran muestra de este dato, y es que se pasó del mantra de la pasada campaña de “el ascenso pasa por Carranza”, a “la permanencia pasa como visitante”. Este año el Submarino Amarillo ha conseguido unos datos devastadores en Carranza, tan solo ha ganado cinco partidos y ha empatado otros cinco. De hecho, si contásemos solo con los puntos conseguidos como local, el Cádiz habría descendido (puesto 18). En contraposición, si solo contásemos los puntos conseguidos fuera de casa, la entidad amarilla habría finalizado como octavo clasificado. Unos datos que son fiel reflejo de la realidad vivida en esta temporada. El Cádiz necesita a su afición alentando en Carranza.

- Puntos vitales.

Cuando un equipo humilde juega ante el Barça y el Real Madrid siempre se suele decir lo mismo, que no es un partido de su liga y que mejor ganar a los equipos contra los que pelean por conseguir el objetivo en cuestión (en el caso del Cádiz, la permanencia). Pero si algo nos ha dejado claro el conjunto de Álvaro Cervera es que no hay que temerle a nada, que en el fútbol todo puede pasar y que nunca hay que bajar los brazos. Si el Cádiz consiguió la permanencia tan temprana y ha estado toda la temporada en posiciones tranquilas y holgadas ha sido precisamente por los cuatro puntos conseguidos ante el Barcelona, los tres ante el Real Madrid y los tres conseguidos ante el Athletic Club de Bilbao en San Mamés con dos jugadores menos. Unos puntos con los que nadie contaba en un principio, pero que dieron vida a este Cádiz tanto en la clasificación como anímicamente, demostrándose a ellos mismos que todo es posible pese a la humildad del escudo que tan bien han defendido durante toda la temporada.