ITALIA

Terremoto Lautaro en el Inter

Alejandro Camaño, su agente, explica que hablará con el club para decidir el futuro del argentino. También el de Achraf, que puede salir al PSG.

0
Terremoto Lautaro en el Inter
Mattia Ozbot Getty Images

El Inter no vive sus mejores horas pese a haber ganado la liga. Conte dejó el equipo y el club deberá vender a dos jugadores importantes para poder cuadrar cuentas antes del 30 de junio. El técnico italiano se marchó porque no tenía garantías sobre los planes deportivos y ahora el que parece tenerlas es Lautaro, uno de los pilares del equipo.

Su agente, Alejandro Camaño, explica que hablará con la institución para ver cuál es el proyecto a partir de ahora y decidir. "Tengo que hablar con el club, con el que la relación es buena. Recientemente he tomado el poder y si no se ha llegado antes a la renovación es culpa del agente anterior. Ausilio es un profesional importante que defiende los intereses del club. Ahora llega un nuevo entrenador, hay que entender primero el aspecto deportivo y luego hablaremos de los jugadores que obviamente son muy importantes. Achraf (su otro cliente) todavía tiene cuatro años de contrato, Lautaro dos. Todos los jugadores tienen un precio y creo que todos en Europa están teniendo en cuenta a los jugadores del Inter", ha explicado el representante en Telelombardía.

El PSG se ha dirigido al Inter y está bien colocado para hacerse con los servicios de Achraf. Sin embargo, Alejandro Camaño quiere reducir el ambiente de excitación que hay alrededor del jugador y niega que esté hablando con otro club que no sea el Inter. "Por ahora, no hay nada. Estamos serenos. De momento, Achraf está con la selección marroquí y para aclarar la situación, no estoy hablando con ningún equipo. Mi cliente tiene un contrato de cuatro años más con el Inter, es un contrato muy largo. Todo lo que está sucediendo alrededor de Achraf tiene sentido. Es uno de los mejores de Europa en su puesto. El mercado es consciente de ello, por eso hablamos tanto del tema". El conjunto francés, de todas formas, está al acecho.