M. CITY - CHESEA

Guardiola vs. Tuchel: dos estilos dictan el nuevo orden europeo

La final de la Champions enfrenta dos filosofías. Mientras el City opera a partir del ataque combinativo, el Chelsea lo hace a la contra. Esta es la guía táctica.

0
Tuchel vs. Guardiola, final de la Champions League 2020/2021.
Getty Images Getty Images

Dos grandes estrategas frente a frente, con una gran ventaja moral de Tuchel. Dos veces se han enfrentado esta campaña, dos victorias para el alemán.

Estructura defensiva del Manchester City de Pep Guardiola

  • Formación Tradicional: 1-4-3-3, 1-4-4-2.
  • Variantes tácticas en su formación: 1-3-4-3, 1-4-2-3-1.
  • Tipo de Defensa: Zona.
  • Posición defensiva preferida: Bajo presión busca iniciar el proceso defensivo en campo contrario.
  • En repliegue se sienten cómodos en la frontal del área en una posición de bloque bajo.
  • Objetivo defensivo: Recuperar el balón lo más pronto posible. Objetivo secundario: Cerrar vías de penetración.
759
759
759

Así defiende el City de Guardiola

Organización defensiva con una variante de su formación tradicional

En posición de bloque bajo, Manchester City se organiza en torno a una formación 1-5-4-1, variante habitual de su formación tradicional 1-4-3-3. Queda en vigilancias el jugador más avanzado, Agüero (10), mientras una línea de cuatro centrocampistas y una línea de cinco defensas cierra espacios y bascula sobre la posición de la pelota para ofrecer la mayor densidad ofensiva entre el balón y la portería propia. Se definen marcas, espacios relevantes y ayudas defensivas posibles, coberturas directas de Rodri (16) como principal corrector de línea.

Presión en campo rival

Todos los jugadores cercanos al poseedor del balón son marcados de forma rígida y el proceso defensivo cambia de una defensa en zona a una defensa hombre a hombre de todos los vinculados en el proceso. Los más alejados desarrollan marcas más elásticas debido a que sus oponentes directos no participan en zona activa. El duelo individual entre Mendy (22) y el lateral “blue” es determinante para frenar la posibilidad de progresión ofensiva del Chelsea.

Reorganización defensiva en repliegue

Ante la posibilidad de un envío en profundidad sobre Timo Werner, Mendy hace el marcaje directo sobre el delantero de Chelsea y el resto se acomoda a la dinámica de la acción. Cancelo (27) cierra el espacio a la espalda de Rodri (16) que es quién interviene, tardíamente sobre el poseedor del balón y Días (3), Aké (6) y Laporte (4) repliegan a posiciones defensivas en donde puedan volver a ser utilizables y efectivos en sus cometidos defensivos.

1 / 3

Una de las características más determinantes de un equipo especial es "innovar cuando se gana". El fútbol vive en una permanente y perpetua evolución. El Manchester City que dirige Pep Guardiola es un claro ejemplo de ello. Sus características básicas, sostenidas en un juego de posición y en una defensa de presión tras pérdida inicial, se han ido moldeando a las particularidades de los jugadores que se incorporaron al equipo y a la incidencia de los rivales en el estudio y la respuesta a su estrategia operativa.

Desde el punto de vista defensivo, Guardiola ha instaurado en el City una línea de contención basada en dos rasgos característicos:

  • El dominio del espacio longitudinal y transversal. En relación a este aspecto, el equipo bluesky ha sabido gestionar perfectamente el juego defensivo de reducción de espacios a lo largo y ancho del terreno de juego, imponiendo una línea que ha ido variando con el tiempo. Guardiola plantea una defensa en acción-jugada con una tendencia al repliegue y una posición final con alta densidad de jugadores. Su capacidad de profundidad defensiva viene marcada por la rapidez con la que responde a la evolución con balón del equipo rival. Su virtud, saber frenar el proceso creativo adversario justo en el último tercio de su propio campo, provocando una reducción de espacios vinculantes, en función de la situación del balón. La otra variable es el desarrollo transversal de la defensa, que viene predefinido cuando la pelota se encuentra en los flancos, aspecto que provoca una reducción a lo ancho del terreno de juego que lleva a los laterales más alejados a situarse justo en el punto medio, despreciando la mitad del campo restante que queda a su espalda. Ello obliga al rival a optimizar su rendimiento en espacios reducidos y a buscar alternativas de pase profundo o cambios de orientación que implican mayor grado de precisión.
  • La presión defensiva. El principal factor identitario es "no perder los duelos individuales", faceta en la que destacan principalmente sus dos laterales, con especial relevancia para Walker. Achicar hacia delante es una característica primaria del equipo. Reducir el espacio a lo ancho del terreno y emplear las ayudas defensivas y la reutilización de jugadores desbordados son un arma diferencial del equipo celeste.

Estructura defensiva del Chelsea de Thomas Tuchel

  • Formación Tradicional: 1-3-4-3.
  • Variantes tácticas en su formación: 1-3-5-2.
  • Tipo de Defensa: Zona.
  • Posición defensiva preferida: En bloque medio, posición plegada, en medio campo, con líneas juntas y simétrico.
  • Objetivo defensivo: Cerrar vías de penetración, evitando la progresión ofensiva del adversario. Presión en campo contrario en situaciones defensivas que nacen después de una inmediata finalización del ataque propio.
759
759
759
759

Así defiende el Chelsea de Tuchel

Organización defensiva de Chelsea FC en posición plegada

En formación 1-5-4-1 Chelsea se distribuye ante la evolución atacante del City, formando un rombo de tres intervinientes sobre el balón y Pulisic (10) pendiente de reactivarse al proceso defensivo. La última línea define las marcas, la ponderación de espacios relevantes y valora la posibilidad de achicar hacia adelante o replegar a posiciones de ventaja.

Organización defensiva interviniendo en flanco en posición avanzada de presión

Acoso escalonado. Gilmour (223) interviene sobre el poseedor del balón, Rudiger (2) hace cobertura y achica el espacio hacia adelante, Alonso (3) cierra el flanco para intervenir sobre el lateral del City y Ziyech se reactiva para forzar situaciones de dos contra uno sobre el poseedor más cercano. La línea a lo ancho se completa con Werner (11) y Pulisic (10) escalonados y Kanté (7) en posición de vigilancia sobre la espalda de la línea que presiona.

Presión defensiva de Chelsea FC en el campo adversario

Los jugadores en zona activa del City son marcados de manera rígida y el más cercano interviene con temporización sobre el poseedor del balón Ziyech (22). Gilmour (23) cierra los espacios interiores y Rudiger (2) sale de su posición persiguiendo a su par. Pulisic (10) y Werner (11) en disposición de ser reutilizados en el proceso ofensivo. A nivel global, cierre de espacios disponibles y reducción de posibilidades de juego del City entre líneas y en juego corto. Ventaja posicional de Chelsea en zona activa de juego.

Repliegue tras la presión en el campo rival

Reducción de espacios a lo ancho del campo, Rudiger (2) fija el duelo en el área ante el atacante del City, Azpilicueta (28) hace la cobertura cercana, mientras Christensen (4) el hombre libre repliega a posiciones útiles. James (24) lateral derecho, marca al atacante más alejado y está pendiente de la evolución de la jugada en zona activa. Kanté (7) y Marcos Alonso (3) han quedado descolgados del proceso defensivo y repliegan a zonas de utilidad posterior.

1 / 4

Desde la llegada de Thomas Tuchel al Chelsea, un matiz fundamental ha definido la organización defensiva de su equipo. No le importa que le penetren por las bandas, pero no le interesa que le compliquen su orden defensivo por los pasillos centrales. De ahí la distribución espacial de sus jugadores en el terreno de juego (1-3-4-3). El costado lo puede ceder hasta la posición de bloque bajo, dado que las ayudas defensivas y los ajustes sobre sus laterales es una de las fortalezas del equipo, con jugadores como Kanté (7) en el centro del campo y Rudiger (2) o Azpilicueta (28) en la línea defensiva.

Otro factor diferencial es no ceder espacios a la espalda. Las medidas correctoras en el centro del campo son constantes. No conceden metros a su espalda porque no quieren verse partidos en dos mitades y que los jugadores cortados queden alejados del proceso defensivo. Tuchel cede terreno hasta el lugar en donde inician la presión defensiva, donde incrementan la intensidad de su proceso defensivo, pero nunca concede espacios entre líneas en las zonas de influencia de su juego, a espaldas de sus medio centros y sus centrales.

Los movimientos en oleadas centran la manifestación defensiva global, tanto en sentido transversal como longitudinal. El equipo se mueve armónicamente ponderando la importancia del espacio en cada momento y en cuanto recupera la posesión de la pelota, busca activar de inmediato su capacidad de despliegue ofensivo.

Estructura ofensiva del Manchester City de Pep Guardiola

  • Formación tradicional: 1-4-3-3.
  • Tipo de ataque prevalente: Ataque combinativo. Búsqueda del control del juego en base a argumentos ofensivos.
  • Principios Tácticos Primarios: Profundidad ofensiva, máxima movilidad, aprovechamiento de espacios entre líneas.
  • Ritmo de juego: Alterno. La alta intensidad ofensiva, con tendencia a buscar los duelos individuales en el último estadio del proceso ofensivo, se complementa con ritmos de baja cadencia en los momentos en los que se busca controlar el juego a través de la posesión.
759
759
759

Así ataca el City de Guardiola

Iniciación del ataque del Manchester City con participación de su portero

Ante la presión en el carril central de los jugadores de Chelsea sobre los iniciadores de Manchester City, Ederson (31) portero del City se salta a toda la línea y envía el balón al espacio libre que ocupa por desmarque de apoyo Ferrán Torres (21) sacando ventaja de la atracción de líneas provocada por los jugadores iniciadores de Manchester City, Días (3) y Laporte (14)

Ataque directo de Manchester City

Ante el desmarque de ruptura de Gabriel Jesús (9) que gana la espalda de la defensa londinense, Rubén Días (3) mira profundo y logra conectar con un pase largo con el delantero del City, economizando la evolución ofensiva de su equipo y sacando ventaja del contexto de juego.

Continuidad de la acción anterior. Ventaja sobre el espacio ocupado y aprovechado que permite finalizar

El pase profundo habilita a Gabriel Jesús (9) y le facilita el espacio para progresar hacia la portería rival y llegar al área en condiciones de finalizar con probabilidad de éxito, Agüero (10) acompaña la jugada ofreciendo una alternativa de pase de gol.

1 / 3

La iniciación de la jugada tiene diferentes variantes, con la salida "lavolpiana" como un clásico ya instaurado en la funcionalidad del equipo, pero dotando de matices interesantes su evolución en el tiempo. En la iniciación, Guardiola invita a los laterales a cerrarse en un punto de la línea de medios y abre sus extremos para garantizar capacidad de combinación en el inicio y posteriormente aprovechar la amplitud para crear y finalizar la jugada.

En la creación, el City aborda la combinación y la profundidad como herramienta más característica, siendo el juego profundo y vertical. La máxima "mirar profundo" es lo que define el cambio de ritmo y la alteración de la velocidad de circulación del balón. Es en estos momentos cuando los extremos se cierran y los laterales llegan desde atrás muy abiertos para generar mayor grado de posibilidades de combinación en pasillos internos y sorprender con las llegadas inesperadas por el flanco.

En la finalización, el cambio de posiciones de los jugadores más adelantados hace que el juego se diversifique. Ferrán, escorado a los flancos, tiende a ocupar por momentos posiciones de delantero centro. Así facilita, con sus desmarques de ruptura diagonales, el pase en profundidad y el desborde para finalizar.

Estructura ofensiva del Chelsea de Thomas Tuchel

  • Formación tradicional: 1-3-4-3.
  • Tipo de ataque prevalente: Contraataque. Búsqueda de la profundidad en base a utilizar la sorpresa tras el robo, bien con manifestaciones más individualizadas o bien más colectivizadas en función del lugar en el que se recupera la pelota.
  • Principios Tácticos Primarios: Desmarques de ruptura de los jugadores que se sitúan por delante del poseedor del balón, profundidad y progresión ofensiva. Máxima amplitud dado que los laterales son los principales ocupantes de los flancos de ataque.
  • Ritmo de juego. Alto desde el momento en que se recupera la pelota para proceder al contraataque. Se manifiesta una gran cantidad de duelos individuales en las bandas, en donde libera a sus laterales para generar acciones de uno contra uno. El central de cada lado cierra los espacios a la espalda y realiza las correspondientes vigilancias.
759
759

Así ataca el Chelsea de Tuchel

Profundidad ofensiva.

Jugada habitual de Chelsea con desmarque de ruptura de Werner (11) hacia la espalda de la defensa rival y pase profundo de Ziyech (22) al espacio. Werner busca en carrera sacar ventaja de su velocidad y de la capacidad de dominar el duelo uno contra uno.

Evolución por el flanco con incorporación de lateral derecho

Acción de ataque con incidencia sobre el flanco derecho en el que el central derecho Azpilicueta (28) conecta con Kanté (7) que evoluciona desde la retaguardia y recibe en ventaja para habilitar a James (24) que progresa en ruptura en velocidad y recibe en ventaja para atacar el flanco del Manchester City. Triangulación con máxima eficacia táctica sobre el espacio que se pretende ocupar con balón.

1 / 2

La iniciación se configura en base a la posición de sus tres centrales muy abiertos y con los laterales avanzando líneas en función de la dinámica de la jugada para aprovechar el juego corto o el juego largo según corresponda. Un medio centro suele acercarse para combinar en corto. Kante (7), el otro, se escalona para conectar con la siguiente estación del ataque.

La creación busca ser lo más corta posible. Se pretende conectar en profundidad con Werner (11), gracias a su velocidad y enorme sentido del desmarque de ruptura o con los jugadores que aparecen por las bandas, bien laterales que progresan, bien centrocampistas que se escoran. La finalidad es llegar lo más pronto posible al marco rival.

La finalización es, generalmente, en progresión, con alto porcentaje de tiro o de llegada por evolución en los flancos o por ruptura tras la línea defensiva rival en pases en profundidad a Werner (11) y acciones de uno contra uno contra el portero adversario.

El Chelsea y Tuchel juegan un fútbol en donde prevalece la consecuencia final del robo. Es decir, el contraataque, más que la organización de un ataque desde la iniciación. No es un equipo reactivo, pero su talento emerge con mayor probabilidad de alcanzar el marco rival en acciones lanzadas, no controladas.

Las individualidades del Manchester City

17. Kevin De Bruyne. El jugador belga de 29 años ha alcanzado su cenit en el equipo de Pep Guardiola. Es la matización perfecta de la diversidad futbolística que Pep Guardiola pretende instaurar como fundamento básico en su equipo. Llegador, pasador, capaz de romper líneas desde el flanco o desde los pasillos centrales, un tiro excelente y brillantez en los duelos individuales, es el socio perfecto de todos los que se manifiestan en el último tercio del terreno de juego. Su implicación defensiva se adapta a sus particularidades, Pep rompe por momentos su formación tradicional para acomodar a De Bruyne junto a Gabriel Jesús (9) como primera barrera defensiva.

8. Ilkay Gundogan. Mediocampista que aúna todos los valores que Pep Guardiola estima en un interior de garantías. A sus 30 años, el jugador alemán de origen turco ha alcanzado ese punto de madurez que deja entrever en el dominio del tempo de juego, del ritmo y de su inmensa capacidad para saber aparecer sorpresivamente desde segunda línea. Con el tiempo ha asentado su juego dentro del marco general del equipo, generando una sinergia en la que todos ganan.

3. Rubén Días. El central idóneo para la filosofía futbolística de Pep Guardiola. Un jugador que ha entendido cómo gestionar el riesgo defensivo y ofensivo producto de la particular idiosincrasia de su equipo. Expeditivo a la par que elegante, técnico en el juego corto y preciso en el largo, dominador de la interceptación y el corte, alto porcentaje de duelos individuales ganados, ha comprendido el contexto colectivo en el que debe manifestar su talento, dotando a su juego de un punto de solidaridad que ha hecho del joven portugués de 21 años un jugador corrector de toda una línea, la defensiva y activador de procesos defensivos en zonas no habituales. Una perla ya pulida que brillará en el futuro skyblue.

Las individualidades del Chelsea

19. Mason Mount. A sus 22 años, el jugador inglés ha tocado el cielo en su evolución futbolística. Sutil, de una técnica individual y colectiva excelente, se ha encontrado en un equipo en el que él ofrece el contrapunto a la propuesta ofensiva. Domina el espacio entre líneas, gestiona como pocos el primer control del balón y la acción posterior y llega al gol con eficiencia y eficacia. El mejor exponente ofensivo de un Chelsea al que Tuchel ha sacado un brillo merecido.

7. N'Golo Kante. El infatigable jugador francés representa la cultura del esfuerzo y del sentido del juego en un Chelsea que lo tiene como la fuente básica del orden y la organización. A sus 30 años, su aporte defensivo es incuestionable, siendo quizás el mejor jugador corrector de Europa en estos momentos. Su dinamismo ofensivo sorprende por su sencillez, juega en corto con sentido y siempre bien perfilado, economiza esfuerzos dotando a su juego de una técnica básica ejemplar. Siempre atento a la ayuda, su sentido solidario, ofensivo y defensivo es digno de estudio.

11. Timo Werner. Punta de lanza del equipo de Tuchel, el ex del Leipzig ha encontrado en Londres a sus 25 años el lugar adecuado para dejar patente sus virtudes, la profundidad de sus desmarques y su instinto ofensivo. Este ejercicio ha alternado partidos improductivos colectivamente con otros en los que ha sido decisivo. Su cifra de goles no le hace justicia. Es la referencia ofensiva principal, sobre todo a la hora de jugar al contraataque, siendo la pieza determinante de un puzzle que hace del Chelsea de Tuchel un equipo sólido y aspirante a todo.