ATLÉTICO DE MADRID

Luis Suárez y Marcos Llorente, la Liga de las reivindicaciones

El Atlético se hizo con el campeonato con sus dos máximos goleadores salidos como descartes de Barcelona y Madrid. En el título anterior fue Villa el que llegó del Barça.

0
Luis Suárez y Marcos Llorente.
@marcosllorente

El Atlético se proclamó campeón de LaLiga con su victoria en Valladolid tras un gol de Suárez que, como una semana antes contra Osasuna, daba la vuelta al marcador y proporcionaba los tres puntos que valían un campeonato. El equipo rojiblanco siempre está abonado al sufrimiento y así llegó su undécimo título liguero, sudando hasta la última gota para acabar levantando el trofeo.

Sustentado en múltiples nombres propios, como el capitán Koke, el muro Oblak, un temporadón de Savic, el crecimiento de Carrasco y Correa… pero con el sello de los goles y la influencia de Luis Suárez y Marcos Llorente en la delantera. El uruguayo se emocionaba a la conclusión del título recordando lo mal que lo había pasado en el verano pasado, cuando el Barcelona decidió prescindir de sus servicios y le enseñó la puerta de salida pese a ser el tercer máximo goleador de la historia del club blaugrana. “Me menospreciaron”, llegó a indicar el charrúa, que vio como toda una afrenta esa forma de comunicarle que debía buscase equipo en otra temporada donde había vuelto a superar la veintena de goles.

Si su edad era un problema para Bartomeu, el Atlético le acogió y le recibió con las puertas abiertas, entendiendo que un goleador nunca deja de serlo. Incorporó al punta que tanto necesitaba, Simeone cambió su sistema y forma de afrontar los partidos para suministrar balones a Suárez cerca del área y el ‘9’ respondió como acostumbra, a base de perforar metas rivales y de crecerse en la ‘zona Suárez’, los momentos calientes de la temporada y cuando tanta falta hacen los líderes. Una venganza a los que le consideraron lejos del máximo nivel con un total de 21 goles, muchos de ellos ganadores y su influencia directa en 21 puntos, en récord de un jugador rojiblanco en la era Simeone junto a Diego Costa en el anterior título liguero. Ahora, no tiene dudas de querer continuar vistiendo la camiseta rojiblanca.

Si a Suárez le había dejado escapar el Barcelona, como ya había hecho en la temporada 2013-14 con Villa, cuando el asturiano acabó siendo capital para que el Atlético se proclamase campeón de Liga… en el Camp Nou, en el caso de Marcos Llorente fue el Real Madrid quien no le vio el potencial necesario para tener un rol importante en su plantilla. Pivote por aquel entonces, la sombra alargada de Casemiro le dejaba sin hueco y los 35 millones del Atlético para cubrir la pérdida de Rodrigo se entendían como una operación económica redonda (su valor actual ya es de 70M€ para Transfermarkt). Pero el Cholo volvió a salir vencedor, y de un descarte de uno de sus competidores se sacó un comodín y un martillo en el área rival que no para de golpear a la zaga rival con sus desmarques, visión de juego y remate y que ha acabado el curso con 12 goles y 11 asistencias, el segundo con más pases de gol de la competición (únicamente superado por Aspas).

El Cholo vio su posible adaptación a una zona más cercana al área rival, y tras su gran noche de Anfield, esta temporada ha sido la de consagración para Llorente. A sus 26 años, ha sido uno de los grandes referentes del Atlético y ha vivido una de las mayores explosiones en el fútbol europeo. En dos cursos se ha reconvertido y es un jugador completamente diferente al que llegó. Eso sí, sin descuidar nunca el apartado defensivo y con una premisa clara: ‘El esfuerzo no se negocia’. Le ha devuelto a Simeone la confianza con creces como un comodín que se adapta a lo que necesite el equipo, llegando a jugar de lateral o volviendo al mediocentro defensivo cuando el marcador lo obliga.

Dos futbolistas que se entienden a la perfección, que nunca bajan los brazos, con mucho orgullo y ganas de reivindicarse y que han sido dos de las figuras más destacadas del campeonato. La venganza es un plato que se sirve frío, y si Barcelona y Real Madrid no les encontraron huecos en sus esquemas y les dejaron salir con rumbo al Atlético, esta temporada han visto como Suárez y Llorente encabezaban a un equipo que les ha superado en la tabla y se ha hecho con el título de campeón de Liga con el '9' y el '14' de claros protagonistas en un club que siempre lo ha tenido claro, si se cree y se trabaja se puede.