ALEMANIA

Lucas: "Jugué durante años para el Cholo y el Profe, ya nada puede escandalizarme"

El francés no se siente intimidado por la llegada de Nagelsman al Bayern. Siente que tiene que dar un paso al frente ante las salidas de Boateng y Alaba.

0
Lucas Hernández.
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Lucas Hernández lo ha pasado mal en el Bayern. Al flamante fichaje del equipo muniqués le ha costado hacerse con un sitio en el equipo. Las lesiones no le permitieron jugar con asiduidad a su llegada y, después, jugadores como Boateng y Alaba estaban por delante para Flick. Antes lo había estado Alphonso Davies. Poco a poco Lucas ha ido haciéndose con un sitio y ha conseguido participar en 41 partidos con el Bayern en este curso, 32 de ellos como titular. Un total de 2928 minutos de juego y sensación de crecimiento. Sobre todo de aparcar las dudas que le hicieron pensar en un movimiento de club al final de la temporada.

"Hubo muchos rumores. Pero tenía mucha confianza. Sabía que llegaría mi hora. Quiero triunfar en el Bayern", explica un Lucas que es consciente de que con Flick no llegó a ser un fijo. "Tuve problemas físicos a menudo y el nivel de toda la plantilla es sencillamente máximo. Tenemos una competencia interna dura, pero muy sana y amistosa. En el fútbol ocurre que uno acaba desempeñando un papel que no le gusta a ningún jugador. Pero luego tienes que seguir dándolo todo y esperando tu oportunidad. Eso ya se ha solucionado. Estar lesionado y no jugar a pesar de todos los esfuerzos de remontada porque el resto del equipo estaba a un nivel increíblemente alto es duro. Y cuando entraba, no tenía ritmo para jugar. Es entonces cuando se pierde la confianza. Siempre quiero jugar y, por supuesto, no estaba contento por cómo iban las cosas. Pero hoy me siento muy bien, estoy en buena forma y creo que he recuperado mi máximo nivel. Espero estar aquí muchos años más. Tengo muchas ganas de devolver al Bayern la confianza que ha depositado en mí", afirma el francés, quien es consciente de que tras las marchas de Boateng y Alaba se le va a pedir mucho más.

"Con ellos dos y Javi Martínez, se van tres jugadores defensivos muy importantes. Ahora los demás tenemos que asumir el papel de líderes. Se trata de tapar ese agujero. Javi me recibió muy bien, me ayudó en todo. Por supuesto que me gustaría hacerme cargo de su legado aquí. No quiero ser sólo un compañero de equipo para los recién llegados, sino también un amigo", afirma en Bild Lucas. Se les señala a él y a Upamecano como los nuevos caciques de Nagelsmann, el técnico que llega del Leipzig. "Realmente lo espero. ¡Tenemos lo que hace falta! Personalmente, tengo mucha hambre de títulos. De hecho, cada vez es más grande. Voy a darlo todo para ganar", dice.

La estadística de Lucas Hernández.

El fichaje de Nagelsmann por el Bayern también ha sembrado alguna duda. Los particulares y meticulosos métodos del joven técnico aún en el Leipzig son mirados con cierta cautela a la hora de hacerlos extensibles a un club del calado del Bayern. Su particular rigor puede ser un problema. Lucas tiene su propia visión, el ya ha tratado con técnicos de ese carácter... "Viene con el mismo objetivo que nosotros: Ganar muchos títulos. Sé que es un entrenador muy joven, pero hasta ahora ha llevado a todos sus equipos al máximo nivel posible. Ojalá pueda hacer lo mismo con nosotros para que podamos ganar muchos títulos juntos. ¿Qué si es estricto? Jugué durante años a las órdenes de Diego Simeone y del Profe Ortega en el Atlético. Ya nada puede escandalizarme", afirma riéndose a Bild.

A pesar de todo, Lucas reconoce que ha tenido momentos bajos en el Bayern y los ha superado gracias al apoyo de su familia. "La madre de mi hijo, mi pequeño, los abuelos y mi madre. Su apoyo diario me ha ayudado. Están ahí en los momentos difíciles. Gracias a ellos, siempre tengo una nueva motivación para probarme a mí mismo y así recuperar mi confianza. Cuando mi hermano Théo y yo éramos pequeños, hace unos 15 años, mi padre dejó de repente a nuestra familia. No sabemos nada de él hasta hoy. Y mi madre ha estado ahí para nosotros, llevándonos a todos los entrenamientos. Fue una lucha diaria que le agradeceré toda la vida", confiesa.