PONFERRADINA - ESPANYOL

El día que Sielva volvió al ‘cole’ tras su debut con el Espanyol

Aquel chaval de 16 años que se estrenó en Old Trafford cumplirá en agosto los 30 y vive en la Ponferradina la mejor temporada de una carrera repleta de espinas.

RCD ESPANYOL  OSCAR SIELVA EN SU PRIMER DIA DE CLASE DE CUARTO DE ESO INSTITUTO
CARLOS MIRA DIARIO AS

Era un 16 de septiembre, de 2008, y ya había disputado sus primeros 14 minutos en LaLiga, de la mano de Bartolomé Márquez, ante Valladolid y Recreativo de Huelva. Anteriormente, a cuatro días incluso de cumplir los 17 años, Óscar Sielva había llegado a debutar en un amistoso, ¡y qué amistoso!, con el Espanyol: en Old Trafford, el 2 de agosto, frente al Manchester United, en la despedida como futbolista de Ole Gunnar Solskjaer (1-0).

El hoy futbolista de la Ponferradina, que este martes a las 21:30 horas se reencontrará con su primer club profesional –no pudo jugar en la primera vuelta, en el RCDE Stadium– era por aquel entonces el segundo debutante más joven de la historia del Espanyol en Primera, con 17 años y 24 días, solo superado por el hijo de Ladislao Kubala, Branko (16 años y 83 días). Y esa tarde de mediados de septiembre, AS lo acompañó al ‘cole’. Concretamente, a La Salle de Gràcia, en Barcelona, donde iniciaba sus clases de cuarto de ESO.

“Hoy por hoy, no le puedo pedir más a la vida”, aseguraba entonces Sielva, reclutado dos años atrás para el Espanyol desde la Escola de La Garrotxa, la comarca en la que nació y se crió –y a la que regresó, tiempo más tarde, para jugar en el Olot–. “Era evidente que el chico tiene unas condiciones enormes para el fútbol, pero que estudie, eso también”, proclamaba su descubridor y el de tantos talentos, el añorado Manel Casanova. Y vivía en la residencia del club, la ‘resi’, tutelado por Javi Peña.

Campeón de Europa Sub-17, y a pesar de haber renovado con el Espanyol hasta 2015, la carrera de Sielva no resultó sencilla. Más de una vez estuvo tentado de abandonar el fútbol. Pasó por Cartagena, Atlético Malagueño, Olot, Marbella, Europa, Somozas, Rápido de Bouzas… Y, desde hace tres temporadas, triunfa en la Ponferradina, donde él y su familia han encontrado su lugar en el mundo. Se reencontrará con el Espanyol en la mejor temporada de su vida. Lejos del ‘cole’, pero con mucha ‘mili’ a punto de cumplir los 30.