LEGANÉS

Miguel explota en gol en el momento justo para el Leganés

El ariete suma tres goles en las dos últimas jornadas y es uno de los argumentos más sólidos del Leganés en las últimas jornadas. Garitano le ha encauzado porque “quizá no hacía lo que debía”

Miguel explota en gol en el momento justo para el Leganés
JUAN AGUADO DIARIO AS

Miguel de la Fuente ha explotado en gol. No había mejor momento para conseguirlo. El delantero del Leganés suma ya cuatro dianas con el doblete que le hizo ayer al Logroñés y se convierte en el cuarto máximo anotador de un equipo al que, frente a los riojanos, rescató con fe donde otros habrían abandonado. Sus dos tantos fueron un ejercicio de empuje y empeño. Metáfora encapsulada en 90 minutos que resumen su temporada.

Ha sido ésta una campaña pendular para el pucelano. Arrancó con lío, cuando se marchó cedido del Valladolid al activar una cláusula de su contrato que lo ha llevado a juicio con su antiguo club. Llegó con el mercado estival casi cerrado y con una alta competencia cerrándole la puerta pese a lo arriesgado de su movimiento.

Sabin Merino, Borja Bastón, Juan Muñoz y Michael Santos lo convertían en el quinto delantero. A veces el sexto. Martí incluso puso por delante de Miguel a Arnáiz. La grada se convirtió en su hábitat natural. Sin minutos, incluso meditó la compleja opción de salir del Leganés.

El cambio paternal de Garitano

Pero llegó Garitano y le cambió la vida. Allá donde había oscuridad, emergió la luz. También la disciplina. Explicó el entrenador de Bergara tras ganar al Logroñés que si antes el ariete no jugaba era porque no hacía lo que le correspondía a un futbolista profesional. Que había actitudes que no le favorecían.

“Miguel siempre ha tenido potencial. Si no jugaba antes, quizá es porque hacía cosas que no debía”, dijo rotundo, con normalidad, pero sin paños calientes. “Ahora se ha dado cuenta dónde tiene la mejora. El potencial es grande. Yo ya lo vi el año pasado en Primera”, añadió.

Dice Garitano que en ocasiones a estos futbolistas inmaduros hay que ayudarles. “Es un chico joven. No sé si hay que educarlos, pero hay que estar encima de ellos, exigirles… sabiendo que tienen potencial. Hay que tener paciencia. Si no jugaba antes era más culpa suya que del entrenador”, repitió tajante.

Variedad de recursos

Mensaje paternal que, sobre el césped, está teniendo respuesta. Ayudado por la baja de Borja Bastón, al que se le espera a tope para el playoff, Miguel se ha empoderado. Suma tres goles en los últimos dos partidos que son cuatro en total si se añade el que hace no mucho le hizo al Espanyol.

Su juego está luciendo virtudes que gustan al sur de la capital. Presiona con vehemencia cuando toca defender y en la salida del balón su corpulencia le permite, bien retenerla, bien iniciar contras potentes. “¡¡A Miguel!!”, repite con frecuencia Garitano durante los partidos para aconsejar a sus centrales que la primera salida, si se complica, sea para este joven delantero desatado en el gol y en la esperanza de convertirse en pieza clave de este Leganés en el que probó el exilio. Ahora disfruta de la gloria.