ATLÉTICO DE MADRID

Llorente, valor en constante alza

Según un informe de KPMG, el atlético es el futbolista cuyo valor de mercado más ha crecido en los últimos tres meses tras Haaland. Es una de las revelaciones de la temporada.

Marcos Llorente, en el entrenamiento del Atlético.
PEPE ANDRES DIARIO AS

Marcos Llorente ya es una de las revelaciones de la temporada. Pase lo que pase en el final de Liga y en la Eurocopa, su explosión ha sido una de las más impactantes del continente y es desde hace meses uno de los puntales de este Atlético. Todo eso, su funcionamiento y sus números, le señalan también como uno de los valores de mercado que más crecen. Llorente cotiza fuerte al alza.

Según un informe de la plataforma KPMG Football Benchmark, especialista en datos aplicados al fútbol, el valor de Llorente ha aumentado en 17 millones sólo en los últimos tres meses para ponerse en 58. En este trimestre han subido también 17 millones Foden (Manchester City) y Chiesa (Juventus). Es decir, el rojiblanco se codea con la élite. Un crecimiento sólo superado por uno de los cracks de la temporada, Haaland, cuyo precio estimado se ha elevado 21 millones, hasta los 131M€, el segundo más caro del planeta tras Mbappé (189M€).

Todocampista de dobles dígitos en Liga

La transformación de Llorente se hace evidente con la confianza que tiene Simeone en él y, de forma objetiva, con sus números. El polivalente centrocampista, que ha sido lateral, interior o incluso delantero según las necesidades, lleva doce goles y diez asistencias en Liga. Sólo Aspas (13 y 11) y él pueden presumir de haber llegado a los dobles dígitos en sus estadísticas individuales. Con esas cifras, además, ha entrado de lleno en los planes de Luis Enrique, que medita cómo encontrarle acomodo en el once.

Así, el 14 afronta en el tramo final de la temporada dos retos importantísimos, la Liga que asoma a tres partidos y la Eurocopa, en la que aspira a ser relevante. Paralelamente, en los despachos, el Atlético trabaja para premiar su sobresaliente rendimiento con una subida salarial que le coloque en el grupo de los pesos pesados de la plantilla. Todo le va bien a Llorente, que encara los últimos esfuerzos en busca de la matrícula de honor.