SEVILLA-VALENCIA

Voro: "Soy entrenador para cuatro partidos, nada más"

Voro deja claro que no tiene intención de seguir en el banquillo y tras la "liberación" que supuso ganarle al Valladolid "saldremos a competir"; Cutrone, otra vez fuera de la lista.

Voro González, en un entrenamiento del Valencia.
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Voro González está en modo interino. Por más que alguien pudiera pensar que debería ser él quién tomará las riendas del Valencia, Voro deja claro que no está en su hoja de ruta de vida personal ni profesional. "Soy entrenador para cuatro partidos, nada más", asevera cuando se le pregunta si tras su vuelta a los banquillos se plantearía seguir en ellos el curso que viene. Voro asumió el reto de asegurar la permanencia del Valencia en Primera y eso lo logró oficiosamente el domingo tras ganarle al Valladolid. Ahora, en los tres partidos que restan, una vez "liberados", "aspiramos a competir y a sumar el mayor número de puntos posibles". Voro deja claro que "no repartiré minutos para tener a todos contentos" y de hecho volvió a dejarse fuera a Cutrone. 

¿Cómo está la enfermería?

Están todos disponibles y se quedan fuera Jason y Cutrone, más Cristian, el portero.

¿Cómo se afronta el partido contra el Sevilla tras la victoria contra el Valladolid?

Lo afrontamos desde otra perspectiva, lógicamente. Después de ganar el domingo, que es lo que necesitaba el equipo para liberarse de esa presión, nos permite ir a competir contra un grandísimo rival. Para nosotros es un reto poder dar un rendimiento ante uno de los mejores equipos que están peleando en España. Es uno de los equipos que en mejor estado de forma ha llegado a este final de Liga.

Ganar es siempre un objetivo, pero más allá de ello habla de un reto, ¿qué le gustaría a Voro entrenador que quedase de estos tres partidos?

El primer reto era ganar el partido contra el Valladolid para que nos liberada. Ahora tenemos que seguir desde la tranquilidad que nos da esta situación y ganar los máximos puntos posibles. Queremos que el equipo siga vivo y compita hasta el final. Es normal que esta liberación, tras el año que llevamos, lleve a pensar que se puedan bajar los brazos, pero no es el objetivo, queremos competir con las máximas garantías para ver a un equipo liberado y que siga vivo durante 90 minutos. Pero por experiencias de veces anteriores, el jugador puede llegar a una cierta dejación, pero nuestro trabajo es que eso no ocurra por respeto a esta profesión. Queremos que se vea un equipo con alma y que va a por la victoria.

Lopetegui ha dicho que espera un Valencia liberado y con buenos jugadores, ¿es momento que para que los jugadores que no han rendido pueda reivindicarse?

Con el objetivo es sumar los mayores puntos posibles. No vamos a repartir minutos proporcionalmente para que todo el mundo juegue y se sienta contento. La idea es competir para ganar los máximos puntos. Nuestro paso adelante es que el equipo tenga la regularidad de resultados que no ha tenido por circunstancias este año. Nos quedan dos semanas para jugar tres partidos.

¿Entra en su planteamiento dar descanso a los jugadores que tienen Eurocopa en junio y que han jugado en el Valencia durante todo el año, caso de Gayà?

Rotundamente no. Buscamos el mayor rendimiento para competir todos los partidos.

¿Va a alternar a los dos porteros?

No lo tenemos planteado. La idea general no es rotar por el hecho de Eurocopa u otras cosas. Si rotamos es porque el equipo en ese momento lo agradece o lo necesita, porque jugamos el domingo, mañana y el domingo. El objetivo es buscar ser competitivos y tener las máximas opciones de ganar el partido.

Es la segunda vez que se queda fuera Cutrone, ¿por qué?

Tenemos que elegir y arriba tenemos diferentes opciones. Esto no quiere decir que no vaya a ir más. Están todos bien. No tenemos ninguna baja. Es una decisión para tener las mejores opciones que consideramos por el rival.

Una asignatura pendiente del Valencia de Gracia eran los partidos fuera de casa, ¿cómo mentaliza usted al equipo para este partido?

En esto la verdad es que no veo diferencia. Tampoco hay público. Tenemos una realidad y es un partido fuera de casa, nuestro segundo, queremos cosechar dos victorias seguidas, algo que no ha pasado. No nos planteamos a pensar si es en casa o fuera, queremos ganar y es nuestro reto. El Sevilla tiene un sistema de juego muy definido, con ataque y defensa automatizado, no es extraño que hayan estado compitiendo por la Liga como lo hacen.

¿Repetirá el sistema de tres centrales?

Los sistemas dependen de los futbolistas que vas a utilizar. Lo que queremos es cómo podemos dotarle al equipo. Hemos jugado dos partidos ya con tres defensas. Estamos abiertos a jugar con el sistema que consideremos por las características de nuestros jugadores. El equipo ha jugado con defensa de cuatro y también de tres.

Es la tercera vez que se enfrentan contra el Sevilla y aún no le han podido hacer un gol…

Es que el Sevilla es uno de los rivales más difíciles. Ni me acordaba que no le habíamos podido hacer un gol, pero el foco no está en lo que hemos hecho en otros partidos contra el Sevilla si no en lo que podemos hacer en este partido.

¿Qué conclusión sacó del partido contra el Valladolid?

El Valladolid tuvo más la pelota y nosotros tuvimos desajustes en la presión. En el planteamiento del partido quisimos darle opciones al equipo por dentro con Guedes y Kang-in y profundidad de fuera con los laterales. Además, quisimos consolidar la defensa con tres centrales. Pero el objetivo era conseguir los tres puntos y tuvimos eficacia. Lo más importante era ganar y como punto de mejora, lo que tuvimos que ajustar en el descanso, quizás por el nerviosismo que conllevaba el partido. Pero en la segunda parte estuvimos mejor.

¿Cómo definiría el estilo Voro en este Valencia?

Independientemente de los sistemas, que por cierto es la primera vez que juego con defensa de tres y eso a pesar de que toda mi vida he jugado como central por la derecha en línea de tres. Pero hasta este partido no me había planteado como entrenador jugar así. Lo que buscamos, más allá del sistema, es dependiendo de las características de los jugadores, darle al equipo las mejores opciones para atacar y defender.

¿Al Voro entrenador le apetece estar más tiempo?

No. Yo tengo otros cometidos y este año por ejemplo apenas había visto algún entrenamiento. El lunes pasado fue la primera vez y soy entrenador por estos cuatro partidos, nada más.

Hace dos años el Valencia peleaba por la hegemonía de luchar contra Barcelona y Real Madrid, ahora es el Sevilla el que le ha quitado ese cartel, ¿qué piensa sobre esa situación y es el Sevilla un espejo ahora para el Valencia?

El Valencia históricamente ha tenido momentos en los que ha ganado la Liga dos veces y muchos años ha estado en la pelea por ser el tercer en discordia. El Valencia es un club de mucha exigencia y la obligación es pelear todos los años por competición europea. Nuestro reto ahora es competir contra un Sevilla que está muy bien, y a través de tomar buenas decisiones, empezar a crecer. No es fácil, eso no se hace de la noche al día, hoy el Atlético está consolidado ahí y el Sevilla está arriba. ¿Son nuestros espejos? Sí ¿Es fácil? No, pero es el camino por la exigencia que tiene el Valencia.