VALENCIA-ALAVÉS

Aprobados y suspensos: Vuelve Maxi Goles con los escoltas de siempre

El charrúa rompió la peor racha goleadora de su carrera asistido por los dos salvadores del equipo este año: José Gayà y Carlos Soler. Correia mató el duelo tras un partidazo.

0
Aprobados y suspensos: Vuelve Maxi Goles con los escoltas de siempre
ALBERTO IRANZO DIARIOAS

Cillessen: En un pésimo arranque de sus compañeros, realizó dos paradas salvadoras para que los che no empezaran perdiendo desde bien temprano. A Jota le sacó una mano a un tiro cruzado a media altura que blocó con solvencia, posteriormente en el rechazo de Weissman supo poner los puños para enviar la pelota lejos de su meta.

Correia: Atacó y defendió como un loco.durante los 90 minutos y tuvo el premio del gol. En el inicio del duelo, cuando los che deambulaban por el campo, su energía fue trascendental para mantener a la defensa activada. Siguiendo la línea de los últimos meses, no cometió errores en defensa, en ataque con el Valladolid volcado generó varias ocasiones de peligro por la banda y mató el encuentro con un cabezazo al puro estilo 'killer'.

Gabriel: Sufrió en los primeros minutos y se vio obligado a achicar agua porque los vallisoletanos percutieron por su costado. Pese a todo, se fue haciendo líder de la zaga con el paso de los minutos

Guillamón: Su aportación para sacar la pelota como central más liberado fue clave y él se sintió cómodo dentro del área en los balones aéreos al tener al lado tanto a Diakhaby como Gabriel. 

Diakhaby: Cuanto más arropado está, mejor central es. Después de que su equipo se pusiera por delante y todos dieran un 'pasito' atrás pudo desplegar su mayor virtud y despejar centros laterales de los visitantes. 

Gayà: Como hace una semana frente al Barcelona, jugar con tres centrales le permitió ejercer como un extremo más. Pisó área rival en incontables ocasiones y Maxi logró cazar uno de sus centros envenenados rasos para ver puerta, él probó suerte con un tiro desde la frontal pero le salió flojo y desviado. En defensa, el hecho de subir tanto supuso que a veces le cogieran la espalda, pero aunque fuera por los pelos siempre corrigió a tiempo. En lo anecdótico, un golpe con Janko, que le pisó la cabeza con los tacos, casi le deja k.o.

Soler: De menos a más. En la primera mitad apenas entró en juego, pero poco a poco fue pisando más área rival, donde realmente se siente cómodo. Desde la frontal del área, tras robar la pelota, asistió de manera soberbia a Maxi Gómez con un pase picadito.

Wass: Obligado a hacer el trabajo sucio durante la primera hora de partido para que Kang-in y Soler gozaran de algo más de libertad. Le costó cogerse al partido, pero volvió a tener un chispazo determinante, pues en el gol de Maxi Gómez un intento de remate suyo de talón despistó a toda la defensa y allanó el camino al uruguayo.

Kang-in: Voro le dio la titularidad después de una larga etapa hastiado con Javi Gracia, pero tampoco llegó a sentirse cómodo. En campo propio ayudó a sacar la pelota no sin perder un par de balones comprometidos que acabaron sin consecuencias mayúsculas. En ataque apenas se le vio y fue sustituido en el 66.

Guedes: Volvió a ser mejor y llama a las puertas de la Eurocopa. Con el equipo todavía dormido y el Valladolid asediando, sus contraataques fueron claves para que los rivales recularan y no subieran en exceso las líneas. Probó fortuna por partida doble, pero un disparo rebotó en un rival y el otro, de volea, se le marcho fuera. Tras una acción individual soberbia cedió un pase de la muerte a Soler, pero un zaguero cortó in extremis el pase.

Maxi Gómez: Más de 1000 minutos y 17 partidos después logró ver portería y por partida doble además. El primero fue de la forma más habitual suya: empujando el balón a la red en el área pequeña. El segundo tanto fue tras un desmarque diagonal dentro del área y cazando un pase en profundidad muy bueno de Soler. El charrúa cierra una mala racha que queda escrita como la peor de su carrera.

Cambios

Racic: Voro lo sacó al campo tras el 2-0 para dar una mayor solidez al centro del campo che. Ciertamente, no logró dar tranquilidad a la medular dado que todo el equipo estaba replegado, pero su ayuda en la defensa por acumulación planteada por los che fue notable.

Gameiro: Su entrada al verde permitió que el equipo se estirara más en ataque y le buscara más en profundidad, no obstante no logró cazar ningún balón al espacio.

Cheryshev: Entró para buscar algo de chispa al contraataque y en una acción por el costado izquierdo reclamó penalti, pero el árbitro no pitó. Eso sí, él dio la asistencia a Correia en el tanto del portugués con un centro medido desde la banda.

Jason: S.C

Oliva: S.C