BADALONA 1 - HÉRCULES 1

Manu rescata al Hércules y a Falcón con un gol de oro en el 92'

El conjunto de Manolo Díaz suma un valioso empate tras un fallo grave del meta blanquiazul. El Badalona se queda muy tocado.

Manu rescata al Hércules y a Falcón con un gol de oro en el 92'
GORKA LEIZA

Un gol de oro en el minuto 92 de Manu Garrido rescató al Hércules de la derrota y le mantuvo muy vivo en su lucha por alcanzar la Primera RFEF. Sólo fue un punto, pero en Badalona se festejó por todo lo alto. Tuvo que ser el ariete madrileño el que tirase un salvavidas a su equipo para evitar una derrota que le volvía a complicar la vida. Ahora, después de tres victorias consecutivas y un empate, el Hércules respira aliviado. Otro que se marchó un poco más tranquilo fue Ismael Falcón. El capitán, tantas veces héroe blanquiazul, cometió un error de bulto ante Néstor en un mal despeje que le puso el partido muy cuesta arriba a su equipo con el 1-0. El Hércules no se rindió y encontró petróleo cuando todo pintaba muy negro. El empate deja al Badalona en una situación muy complicada, casi sin opciones de pelear por una plaza en la nueva categoría. Más que por lo sumado, fue lo que le quitó el Hércules al rival. Esta fue una de las reflexiones de Manolo Díaz al finalizar el choque.

El Badalona saltó a marcar el territorio desde el primer instante. En apenas minuto y medio, ya había probado a Falcón en un par de ocasiones. El equipo de Manolo Díaz, pese a poner tres mediocentros en el once inicial y refrescar el equipo con tres cambios, estaba espeso, sin la frescura del pasado miércoles. Aún así, fue capaz de nivelar la balanza y controlar el juego durante algunos minutos. De nuevo, Abde fue el principal peligro del Hércules. El marroquí lo intentó un par de veces, pero sin demasiada fortuna. El conjunto catalán terminó mejor la primera parte, mostrando sensaciones similares a las de su inicio. Armando y Romain metieron la pierna en el momento justo para desbaratar las ocasiones del Badalona. El Hércules daba por bueno el empate.

Al poco de empezar el segundo acto, Benja se cocinó una acción que estuvo cerca de terminar en gol. El catalán se sacó un latigazo que salvó Álex con una buena parada. Del posible 0-1 se pasó al 1-0 en cinco minutos. Falcón salió a despejar un balón largo y no acertó tras darle al aire. Néstor sólo tuvo que empujar la pelota para darle un bofetón al Hércules y al propio Falcón. Pese a ello, Moyita tuvo el empate en un mano a mano que le volvió a sacar Álex. El Hércules no se rindió y en el último minuto, Buenacasa, Javi Pérez y Manu Garrido, en la línea de gol, fabricaron un gol de oro. Un tanto que da oxígeno antes de tres finales en una semana.