CELTA 2- LEVANTE 0

Aprobados y suspensos del Celta: El chachismo puede con todo

Coudet logró que su equipo no acusara las cuatro sustituciones que realizó por problemas físicos. Aspas y Brais fabricaron un golazo. Aarón se reivindica.

Iago Aspas, Brais Méndez, Kevin Vázquez y Santi Mina celebran el primer gol del Celta contra el Levante en Balaídos.
Octavio Passos Getty Images

Iván Villar: Acertado con las manos. Demostró reflejos tanto en un disparo de Melero como en un cabezazo de Morales. Una moneda al aire con los pies.

Kevin: Fiable. Protagonizó un intenso cara a cara durante todo el partido con Clerc, que consiguió sacarle una tarjeta bastante rigurosa. El carrilero de Nigrán firmó dos subidas interesantes que acabaron con centros. Terminó jugando de central y, cómo no, cumpliendo.

Aidoo: Intimidó con su potencia hasta que su físico se resintió. Empezó a sentir molestias en el minuto 28 y fue sustituido al descanso. Sus envíos en largo buscando la espalda de la defensa son cada vez más precisos.

Murillo: Un fallo garrafal y una exhibición aérea en la que ha podido ser su última actuación con la camiseta celeste. Empezó el partido regalando una ocasión de oro al Levante con un horroroso pase atrás. No acusó ese error y dio un recital de anticipación, especialmente de cabeza. Se rompió a falta de 5 minutos y sufre una probable rotura fibrilar en el recto anterior izquierdo.

Fontán: Sustituido al descanso por estar amonestado. Coudet no quiso jugársela manteniendo en el campo con una tarjeta al defensa encargado de medirse a De Frutos. Los 45 minutos del canterano céltico fueron más que correctos.

Tapia: Una espectacular acción defensiva puede haber sido su última jugada de la temporada. El peruano se retiró lesionado en el 26’. El primer diagnóstico de los servicios médicos del club vigués apunta a una posible rotura fibrilar en el bíceps femoral izquierdo.

Denis Suárez: Amo y señor del partido. Llevó la manija del encuentro de principio a fin. Presionó como el que más, dio ritmo y sentido a la circulación, y sirvió un pase de lujo a Aspas que el moañés no convirtió en gol en el mano a mano con Cárdenas.

Brais Méndez: Diferencial. Su definición en el 1-0 está al alcance de muy pocos jugadores en Primera y con un sutil toque ante la salida del portero envió al fondo de la portería la locura de asistencia que se inventa Aspas. Ocho minutos más tarde dispuso de una ocasión idéntica, tras otro desmarque en diagonal de manual, pero esta vez Cárdenas salió vencedor. El mosense abarcó mucho campo.

Nolito: A su derroche técnico y físico solo le faltó el gol. Impuso su ley en el costado izquierdo del ataque del Celta y el 2-0 surge de un pase suyo marca de la casa. Con 0-0 dispuso de una inmejorable ocasión para abrir el marcador, pero falló con todo a favor. También tuvo el punto de mira desviado en otras dos finalizaciones. Muy solidario en defensa durante los 85 minutos que disputó.

Iago Aspas: Entre otras muchas cosas, el mejor asistente de LaLiga. El balón que le filtra a Brais en el 1-0 está reservado a los genios y pudo sumar otro pase de gol en la clamorosa ocasión que desperdició Nolito. En su única oportunidad para marcar optó por la finalización más difícil al intentar una picadita ante el meta visitante. El problema físico que le llevó a pedir el cambio no debería ir más allá de una molestia en el bíceps derecho.

Santi Mina: Un incordio para los defensas del Levante. Está pletórico físicamente y no paró de fajarse con los tres centrales que dispuso Paco López. Jugó bien de espaldas en el origen del 2-0.

Beltrán (entró por Tapia): Logró algo tan extremadamente difícil como que no se notara la ausencia de Tapia durante una hora de partido. Una vez más, el madrileño dejó claro que su posición es la de mediocentro defensivo, no la de interior. Intenso en defensa y aseado con el balón.

Araújo (entró por Aidoo): Desquició a Coudet por un mal pase, aunque anteriormente un envío similar del mexicano había dejado a Brais solo ante el portero. Algo desorientado en sus primeros minutos. Dominador en el cuerpo a cuerpo.

Aarón (entró por Fontán): Se reivindicó en su semana más difícil. Después de haber perdido la condición de titular, el catalán destrozó a la defensa del Levante con su irrupción en el 2-0, sirviendo en bandeja el gol a Solari. Providencial desviando dos remates granotas con 1-0.

Solari (entró por Aspas): Estreno anotador en LaLiga. Su mérito en el gol es saber interpretar la jugada para marcar a placer. Tan enchufado como de costumbre a la hora de recuperar balones.

Ferreyra (entró por Nolito): Apenas tuvo tiempo de contribuir a un par de ataques del Celta utilizando con inteligencia su cuerpo.