MÁLAGA

El Málaga impulsa su ‘Academia de Valores’

La Fundación Málaga CF impulsa su ‘Academia de Valores’, un proyecto que busca dar valor añadido a las categorías inferiores. Formar futbolistas, pero sobre todo, personas.

El Málaga impulsa su ‘Academia de Valores’
Málaga C.F.

Retomamos estas palabras de José María Muñoz, administrador judicial del Málaga, pronunciadas el 31 de octubre de 2020 durante un encuentro virtual con empresarios del entorno del club. “Hay una cosa que estoy obsesionado con ello, y lo quiero hacer, que es una especie de escuela de padres respecto a nuestra Academia. No podemos permitir comportamientos indecorosos y la ciudad deportiva hay que desarrollarla. Sin lugar a dudas. Para Málaga es necesaria. Nuestra Academia la necesita”.

Pues bien. El paso ya se ha dado. El club hay ha presentado su ‘Academia de Valores’ siendo la imagen de la misma Manolo Gaspar, director deportivo, Sergio Pellicer, entrenador y, por supuesto, el responsable de la Academia, Sergio Paulo Barbosa ‘Duda’. Es un proyecto de la Fundación Málaga Club de Fútbol que cuenta con el patrocinio de ‘Pinturas Andalucía’. El acto estuvo coordinado por los responsables de la Fundación Lucas Lucas Rodríguez y Sebastián Fernández Reyes ‘Basti’, escoltados por Fernando González, coordinador de la Escuela de Fútbol Supercapacitad@s de la Fundación del Málaga Club de Fútbol.

Este proyecto del club a través de la Fundación es pionero en el mundo del fútbol. Busca dar un valor añadido a los futbolistas de la cantera malaguista. La transmisión de valores como el compañerismo, la educación, unos hábitos saludables y el uso adecuado de las redes sociales, puntos básicos de una primera jornada amena e instructiva que tendrá continuidad en el tiempo con más experiencias y embajadores blanquiazules.

En este caso, durante las próximas cinco semanas, todos los conjuntos de las categorías inferiores del Málaga tendrán su particular sesión semanal de ‘Academia de Valores’. Y por supuesto sigue en pie la idea del administrador judicial de impulsar en este marco una escuela para padres, fundamental a su entender para que todo lo que se desea inculcar no quede en saco roto. El objetivo está claro. Se trata de formar futbolistas pero, sobre todo, buenas personas.