SUPERLIGA

La llamada que ha tumbado la Superliga

Los clubes ingleses decidieron dar un paso atrás después de los contactos con el Gobierno, que los convenció con dos amenazas.

El que Andrea Agnelli ayer por la tarde definía un proyecto "de éxito al 100%" gracias a "un pacto de sangre" ya ha desaparecido. La Superliga, que el domingo a la noche parecía imparable, se ha ido desmoronando hora tras hora, hasta el desastre que ha vivido ayer. Si el presidente de la Juventus y Florentino Pérez fueron los grandes impulsores del proyecto, los autores de su fracaso son, sin duda, los equipos ingleses.

El Reino Unido fue el que peor recibió la noticia de la nueva competición. En Italia, por ejemplo, una buena parte de los aficionados de los tres equipos involucrados, apoyó la iniciativa, que se veía como una oportunidad para regresar a ser competitivos tras una década en caída libre. Entre los ingleses, en cambio, no lo celebró prácticamente nadie.

Entre el rechazo popular, que llegó a causar hasta manifestaciones por la calle (vimos lo que pasó con el autocar del Chelsea) y el miedo a devaluar un producto nacional de éxito como la Premier League, se empezaron a mover las instituciones.

Según pudo saber AS, el Gobierno se puso en contacto con los clubes ‘rebeldes’. El sentido de su mensaje fue este: no podemos impedir legalmente esta competición, pero sí podemos aprobar un durísimo impuesto sobre el lujo y sobre todo, gracias al Brexit, complicar muchísimo los trámites para los permisos de residencia de los futbolistas extranjeros.

Los equipos sabían que Boris Johnson podía hacerlo, que su amenaza era real. El primer ministro aprovechó esta batalla para aumentar todavía más su apoyo popular, ya en alza gracias a la enorme campaña de vacunación. No perdió la oportunidad que le regalaron.

Ante este peligro, el enfado popular y la guerra abierta con la UEFA, Manchester City, Liverpool, Tottenham, Manchester United, Arsenal y Chelsea decidieron que lo mejor era dar un paso atrás. Dejando a españoles e italianos solos con un proyecto que ya es imposible.