REAL SOCIEDAD

Imanol pierde a tres pilares en el tramo decisivo

El técnico de la Real Sociedad da por perdido a Illarramendi, ve complicado poder contar con Merino y alberga esperanzas con David Silva.

Imanol pierde a tres pilares en el tramo decisivo
AMAIA ZABALO DIARIO AS

En el momento decisivo de la temporada, cuando se afrontan las ultimas ocho jornadas de Liga, la Real Sociedad no podrá contar con tres de sus pilares, tres jugadores a los que es muy difícil buscar sustituto, hasta el punto de que cuando han estado en condiciones, han jugado sin dudarlo. Son tres futbolistas muy importantes para Imanol Alguacil: Asier Illarramendi, Mikel Merino y David Silva. Aunque el caso de cada uno es bien diferente.

A quien ya hay que dar por perdido esta temporada es al capitán. Illarramendi recayó de sus molestias en el entrenamiento previo a la final de Copa de La Cartuja y regresó a San Sebastián con muletas. Evidentemente, está descartado para las ocho escasas jornadas que quedan. Imanol no cuenta ya con Illarra para el centro de campo y lo tiene asumido. Pero los otros dos casos son peculiares y especiales. El que tiene más factible poder ayudar a la Real en las últimas jornadas es David Silva. Su lesión, que se produjo en el transcurso de la final, no es grave; así que hay confianza en que pueda estar recuperado para las últimas tres o cuatro jornadas de liga. De momento, es baja segura para recibir al Sevilla este domingo; y todo apunta a que tampoco llegará al partido contra el Celta de entre semana. A partir de ahí, se trabaja para que pueda estar disponible para finales de este mes, en el partido de Ipurua contra el Eibar el lunes 26 de abril.

Y el que tiene mucho más complicado poder jugar algo lo que resta de temporada es Mikel Merino. De hecho, Imanol lo da por descartado y en sus planes no está poder contar con el navarro en alguna de las ocho jornadas que restan para que termine la liga. La zona lesionada es muy compleja y solo de recupera con reposo. Merino ya sufrió una lesión parecida en la espalda cuando estaba en el Newcastle, pero entonces se lesionó otra vértebra. En este caso, se trata de la L4 y aunque los médicos de la Real son optimistas en que pueda recuperarse sin pasar por quirófano, ven muy improbable que pueda recuperarse antes de que termine la temporada. El precedente de su buena recuperación cuando estaba en Inglaterra les hace ser optimistas con que pueda recuperarse en las mejores condiciones, pero para eso necesitará tiempo. Y el navarro tiene la posibilidad de jugar unos Juegos Olímpicos en verano, algo a lo que también se ve complicado en la Real.

En el mejor de los casos, y teniendo un reposo absoluto en todo este tiempo, se estima que estará en plenitud de condiciones para la pretemporada de la próxima campaña. Merino, mientras tanto, trabaja duro con la esperanza de recuperarse lo antes posible, y sin descartar ningún escenario. Nadie mejor que él conoce su cuerpo y cómo tiene la espalda, además de la experiencia con la anterior recuperación. Lo que no tienen claro en la Real es que la lesión se la produjera en la final o que ya jugara con la vértebra fracturada en La Cartuja. Lo que sí tienen claro es que se debe al sobreesfuerzo que hace siempre el navarro al jugarlo todo, su forma intensa de afrontar cada partido y la enorme cantidad de golpes que se lleva siempre.

Zaldua y Guridi, con el grupo

Del resto de jugadores que ocupaban la enfermería, la buena noticia es que Joseba Zaldua y Jon Guridi han entrada ya con el grupo totalmente recuperados de sus molestias y están listos para jugar contra el Sevilla el domingo. Imanol también recuperará a Zubeldia y Zubimendi, sancionados en la última jornada. Por su parte, Sangalli, Merquelanz y Aihen Muñoz han trabajado sobre el césped del Z2 en solitario. Mientras, Moyá ha continuado con su trabajo de recuperación en el gimnasio. Su regreso a una lista de convocados está cada vez más cerca.